Abordar un libro, según Elisabetta Pagliarulo

| 26 Noviembre, 2009 | 0 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podrí­a existir una metodología para hacerlo? ¿Si así­ fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

Elisabetta128x128Un texto, no simplemente es un texto. Cada vez que me dispongo a prestarle atención, es decir, a abordarlo, pienso para qué lo voy a leer y es en ese momento que se abren muchas preguntas: ¿Por qué estoy dispuesta a invertir mi tiempo en su lectura? ¿Quién es su autor? ¿Qué hace? ¿En qué ocasión o para qué lo escribió?, en definitivas creo que un texto implica la complejidad de un ser humano, situado, en su tiempo y con sus  motivaciones.

Un texto entonces, es para mí­ otro como yo, y trato de leerlo con todo el respeto que merece un hecho comunicativo, en principio, sin prejuicios.

En la relación texto-lector me planteo quién elige a quién. Hay pretendidos lectores que nunca encuentran nada y otros pueden hallar los textos más insólitos, hasta incunables y disfrutan por el sólo hecho de encontrarlos.

Me sucede muchas veces que buscando determinados temas o autores, por una cuestión operativa, es decir, cuando estoy preparando un ensayo o haciendo una investigación, la búsqueda me conduce a una encrucijada de hipertextos y vínculos que me abren las puertas de otros temas, la sensación es la de un explorador que experimenta esa estupenda palabra €œeureka€, lo encontré, punto supremo de la Heurí­stica.

Cuando ya me dispongo a leer entro en un plano más sistemático, teniendo en cuenta la economí­a de tiempo y esfuerzos para aprovechar la información para su  posterior operatividad.

No me gustan los textos largos, llenos, sin respiros, sin espacios, sin cambios tipográficos, los percibo como un largo camino, sin la posibilidad de avizorar el horizonte. En cambio, un texto con título, subtí­tulos, con referencias, aclaraciones, citas, etc. me resulta apasionante porque desde un principio, mediante su lectura comprensiva, me da la posibilidad de inferir la totalidad sistémica y la integración de sus partes, en este aspecto, aprecio un texto que pueda merecer la siguiente evaluación: logra un desarrollo holístico del tema.

Siempre hago una primera lectura rápida, luego si me atrapa o me interesa, si sirve a mis fines, me detengo y releo, marco de alguna forma el párrafo y en un papel adherido escribo la idea que expresa y las posibles relaciones con mis objetivos. Cuando finalizo esta lectura puedo reconstruir el texto y llevarlo a una figura metodológica (esquema, resumen, sí­ntesis, mapa conceptual, etc.) o a una recensión crí­tica.

No leo de la misma manera un texto literario, en este caso mi posición es de dilectante.

La autora en su salsa: CIRRO

 

Otros autores, otras salsas


Daniel I. Krichman
Enrique Quagliano
Gabriela Sellart
Román Mazzilli
Diana Laura Caffaratti
Alicia Le Fur
M. Rosario de la Riestra
Fabián Scabuzzo
Lucio Cerdá
Alejandro Tortolini
Pablo Scarfo
Juan Carlos Lucas
Alejandra Di Girolamo
Marí­a Victoria Alderete
Franco Ingrassia
Claudia Perlo
Roberto Sardi
Fernando Reberendo
Eleonora Carrazco
Alejandro Carballo

Nora Gómez
Verónica Pena
Daniel Pennac
Claudia Bazán
Fernanda Rubio
Valeria Pérez
Gabriela Domján
Diego Levis
Gilles Deleuze
Clarisa Barraza

 

 

 

Tags: , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: