Abordar un libro, según Eleonora Carrazco

| 8 marzo, 2009 | 0 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podrí­a existir una metodología para hacerlo? ¿Si así­ fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

eleonora128x128Entro al texto con inquietud inicial. Ya puse énfasis en el título, en el autor, en el contexto, si es un libro: en el objeto en sí. Una mirada al adentro y al afuera, la llamaría envolvente.

Posteriormente, como espiando un templo, dejo suspendidas ciertas formulaciones para tratar de lograr alguna flexibilidad conceptual.

Digamos que encuentro textos conciliadores, sutiles, mansos, como otros escurridizos, provocadores, que nos acercan al inconsciente, que nos imponen lejanías, que nos disparan señales y nos proponen atajos. Nos interpelan y los interpelamos, en un movimiento mutuamente transformador, ya que esta operación, esta traducción, este nuevo signo del texto lo realizo -aunque esté en un grupo de estudio- en la más absoluta soledad.

Curiosamente, este acto solitario genera la más misteriosa comunicación, uno empieza ya a tratar al texto con cierta familiaridad, a veces como a un amor, o incluso un odio antiguo.

Del oximoron a la comunión o viceversa, pareciera que la relación entre el texto y el lector es lo más parecida al de un oficio con su pasión.

Esperanza, entonces, puesta al servicio de que algo pueda ser comunicado.

Sin duda, todo esto generado por la inminencia de lo hallado o lo recobrado, uno fue estrujado por el texto en una especie de díada materna, el recorrido iría desde simbiosis hasta separación, propiciando la distancia exacta.

Esto con la fantasía de que texto y lector se reconcilien curados ya de la idea de plenitud pero seguros de haber fundado una patria menos efímera y más deseante.

Aquí es cuando el texto -táctica y estrategia mediante- ha ingresado en nuestro mundo interno, logrando instalar una paz provisoria, un orden tras tanta experiencia desarmónica de plural.

Aquí es cuando se produce el encuentro entre lo racional, lo místico junto con el orden socio historico que posibilitó esta emergencia.

Donde seguramente lo siempre requerido desde cualquier arte, ciencia o política es la afirmación de nuestra libertad. Es la demanda de alguna verdad.

Infinitas metáforas, situaciones, voces se movilizan ante su lectura, tensión que encuentra algún punto de disipación cuando alguna transformación hace carnadura, marca, le da vida a esas palabras que se rebelan ante la idea de un circular retorno.

Ante un texto, el tiempo se detiene para ingresarnos al tiempo del pensamiento, donde el ser y el deseo insisten junto con el encanto de lo inacabado.

La autora en su salsa: Al paso de los años

 

Otros autores, otras salsas


Daniel I. Krichman
Enrique Quagliano
Gabriela Sellart
Román Mazzilli
Diana Laura Caffaratti
Alicia Le Fur
M. Rosario de la Riestra
Fabián Scabuzzo
Lucio Cerdá
Alejandro Tortolini
Pablo Scarfo
Juan Carlos Lucas
Alejandra Di Girolamo
Marí­a Victoria Alderete
Franco Ingrassia
Claudia Perlo
Roberto Sardi
Fernando Reberendo

 

 

 

Tags: , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: