Abordar un libro, según Andrés Schuschny

| 12 marzo, 2010 | 0 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podrí­a existir una metodología para hacerlo? ¿Si así­ fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

andres128x128En la sociedad que hoy nos toca vivir, la sociedad del conocimiento, estamos inundados de información y contenidos por lo que el recurso más escaso es nuestra atención. Esto se ha dicho hasta el hartazgo porque se ha convertido en el imperativo epocal. Es por eso que, durante los últimos años, han cambiado radicalmente mis hábitos de lectura. Ya casi no leo. Esta es una malvada confesión. Sí, efectivamente me he convertido en un hereje de la intelectualidad. Sinceramente, cada vez leo menos libros, aunque extraño parece, accedo a muchos más libros y contenidos que son de mi interés, como nunca antes. Esto pareciera ser un conjunto de afirmaciones paradójicas.

Déjenme confesarles en qué han consistido los cambios que han operado en mis hábitos informacionales. Resulta que hace un par de años por razones de salud tuve que ponerme a hacer ejercicio varias veces por semana en un gimnasio en el debía pasar unos 40 minutos en un caminador. Se trata de una actividad mentalmente pasiva que resulta ser muy aburrida por lo que la asistencia de un iPod o un Mp3 es casi necesaria. Un día, cansado de escuchar música y de sentir que no estaba aprovechando ese tiempo parásito pensé que debía, ciertamente existir un programa que pasara textos (txt, doc, pdf) a formato MP3. Buscando y buscando obtuve información sobre 2 programas: el Sodelscot y el Loquendo. En primero es un software que efectivamente pasa texto a MP3, el segundo es un sintetizador de voz que se acopla con el Sodelscot y que facilita voces realmente humanas que permiten escuchar cualquier texto sin sintéticas molestias. Pues bien, ese descubrimiento me abrió un tremendo espacio de conocimiento. Comencé a bajar libros electrónicos, textos en lí­nea, contenidos de blogs, etc. y a transformarlos en MP3. A diario cuando me dirijo a mi trabajo, cuando voy de compras al supermercado, cuando salgo a correr, voy con mi “walkman” escuchando aquellos libros que siempre quise leer. Como muestra, en este link (post-schuschny) pueden bajar este breve texto en MP3.

Se que esta práctica resulta un poco herética, pero en el mundo de hoy, en el que, como dije, el tiempo escasea, esta forma de enculturizarme ha cambiado mi relación con la textualidad y me ha permitido como nunca antes escuchar cada año más libros de los que me hubiera imaginado leer. Paradójico, ¿no?

El autor en su salsa: Andrés Schuschny

 

Otros autores, otras salsas


Daniel I. Krichman
Enrique Quagliano
Gabriela Sellart
Román Mazzilli
Diana Laura Caffaratti
Alicia Le Fur
M. Rosario de la Riestra
Fabián Scabuzzo
Lucio Cerdá
Alejandro Tortolini
Pablo Scarfo
Juan Carlos Lucas
Alejandra Di Girolamo
Marí­a Victoria Alderete
Franco Ingrassia
Claudia Perlo
Roberto Sardi
Fernando Reberendo
Eleonora Carrazco
Alejandro Carballo

Nora Gómez
Verónica Pena
Daniel Pennac
Claudia Bazán
Fernanda Rubio
Valeria Pérez
Gabriela Domján
Diego Levis
Gilles Deleuze
Clarisa Barraza
Elisabetta Pagliarulo
Iris Fernández
Carla Raguseo
Nanim Rekacz

 

 

 

 

Tags: , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: