Abordar un libro, según Daniel Krichman

| 19 febrero, 2009 | 2 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podrí­a existir una metodología para hacerlo? ¿Si así­ fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

yo128x128Lo que más leo es material de no-ficción. Mi horario favorito para hacerlo es la mañana. Cuando me toca leer en grupo, me gusta interrumpir la sesión y desplegar las ideas que aparecen. Pensar en voz alta. Cuando leo sólo, voy línea a línea, idea por idea, busco relaciones. Nunca estoy más de una hora seguida leyendo. Necesito alejarme, tomar distancia y volver. Le entro muchas veces al texto, me levanto, lo pienso, lo releo, le paso el peine fino. Lo que más hago es relacionar el nuevo texto con lo que conozco. A medida que voy avanzando me van apareciendo ideas de aplicación y voy tomando apuntes afuera del libro. Leo muchas más horas en la pantalla que sobre soportes de papel. Siempre que puedo elegir prefiero el formato digital. Escribo gran cantidad de notas, resalto partes del texto, subrayo, discuto con el autor, anoto las relaciones que me suscita cada pasaje (eso resulta más fácil trabajando sobre una pantalla).

Adicionalmente siempre tengo abiertas varias ventanas: la Wikipedia, diccionarios, traductores, buscadores, textos de referencia, lo que necesite. De todos modos, mis libros mayores con soporte papel están absolutamente escritos, apuntados, subrayados, con las puntas dobladas para indicar páginas…

En la escuela primaria me machacaron con que los libros no se marcan. En la secundaria, tuve un profesor que decía: uno conoce un texto cuando puede tirarlo al piso y hacer que el libro caiga abierto en la página que necesita.

Todavía no conseguí hacer que eso pase, pero obviamente opté por este camino.

 

 

 

Tags: , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Comentarios (2)

Trackback URL | Feed RSS de Comentarios

  1. Gabriel dice:

    Interesante planteo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: