Abordar un libro, según Mariana Dayan

| 28 agosto, 2012 | 0 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podría existir una metodologí­a para hacerlo? ¿Si así fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

marianaDayan128x128Cuando comienzo el análisis de un cuento con mis alumnos, todos mayores de 50 años, lo primero que hago es preguntarles qué sintieron al leerlo. Qué les transmitió. Me centro en la emotividad. La multiplicidad de respuestas afectivas no es tanta como lo serí­a si preguntara por la interpretación del texto. Suelen predominar dos o tres sentimientos, además del agrado o desagrado (esos no cuentan).

Entonces emprendemos nuestra aventura: nos sumergimos en el texto para descubrir cómo hizo el autor para lograr que nos sintiéramos así. Vamos leyendo lí­nea por lí­nea como si fuéramos detectives en busca de pistas. Sabemos que el autor no escribió nada porque sí­, sospechamos de sus propósitos ocultos, tenemos claro que eligió cuidadosamente cada término y su ubicación. Estamos dispuestos a ver su escrito con rayos X.

Hago que algún alumno lea un párrafo o dos, en voz alta, y les pregunto qué encuentran de llamativo en ellos. Nuestra mente se hace elástica: vamos a ir evaluando simultáneamente al menos tres líneas de análisis que hacen a la constitución del texto y a la fuerza de su mensaje.

Una lí­nea es el desarrollo y la construcción gradual del argumento, y pese a que todos conocemos el final, -o quizás gracias a eso- nos entusiasmamos viendo cómo los hechos van siendo presentados, insinuados, traspuestos. Otra lí­nea la constituye el estudio de la caracterización (ahondamos en las complejidades humanas de cada personaje, y es casi inevitable que se cuelen tanto Freud como los estereotipos). La tercera lí­nea es el uso estético del lenguaje: apreciamos cada frase permitiendo que su significado nos embargue, dejamos que nos impacte la belleza.

Así­ leemos hasta terminar el texto. Y entonces, a sabiendas ahora, volvemos a maravillarnos ante la habilidad del autor para hacernos caer en su trampa de palabras.

La autora en su salsa: Mariana Dayan

Otros autores, otras salsas


Daniel I. Krichman
Enrique Quagliano
Gabriela Sellart
Román Mazzilli
Diana Laura Caffaratti
Alicia Le Fur
M. Rosario de la Riestra
Fabián Scabuzzo
Lucio Cerdá
Alejandro Tortolini
Pablo Scarfo
Juan Carlos Lucas
Alejandra Di Girolamo
María Victoria Alderete
Franco Ingrassia
Claudia Perlo
Roberto Sardi
Fernando Reberendo
Eleonora Carrazco
Alejandro Carballo

Nora Gómez
Verónica Pena
Daniel Pennac
Claudia Bazán
Fernanda Rubio
Valeria Pérez
Gabriela Domján
Diego Levis
Gilles Deleuze
Clarisa Barraza
Elisabetta Pagliarulo
Iris Fernández
Carla Raguseo
Nanim Rekacz
Andrés Schuschny
Eduardo Betas
Anna Cabañas
Lilián Milicich
Adriana Pauluk
Amanda Pacotti

Laura Capella
Carlos del Frade
Silvina Carraud
Adriana Barbano
Vladimir Firpo
Nydia Aballay
Viviana Ruscio
Liria Puch
Silvia Brugnoni
María Virginia Bertetti

 

 

 

 

Tags: , , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: