Abordar un libro, según Nora Gómez

| 16 marzo, 2009 | 0 Comentarios

Pistas metodológicas Todo texto plantea una cuestión central que es necesario resolver: Cómo abordar su lectura. ¿Podrí­a existir una metodología para hacerlo? ¿Si así­ fuera, tendría sentido práctico su aplicación? ¿Qué espera cada lector obtener de la experiencia de lectura? Algunas pistas metodológicas pueden extraerse de las reflexiones que siguen.

noraGomez128x128La pasión de Bastián Baltasar Bux eran los libros.

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado….

Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque papá o mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito….

Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido….

Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces.

Miró fijamente el título del libro y sintió frío y calor a un tiempo. Eso era, exactamente, lo que había soñado tan a menudo y lo que, desde que se había entregado a su pasión, venía deseando: ¡Una historia que no acabase nunca! ¡El libro de todos los libros!

Para mí la lectura es La Historia Interminable, un texto en el que Michel Ende propone una ética y una estética del lector. Apenas comienza a leer, Bastián escucha el pedido de los personajes para que ingrese a su mundo fantástico y lo salve porque la nada está comiendo todo. En un acto de profundo compromiso, no exento de temores y resistencias, el pequeño lector decide entrar al texto y convertirse en protagonista de la historia.

Como las ciudades, los textos tienen muchos caminos, algunos visibles y de fácil acceso; otros, escondidos, escarpados, con atajos y encrucijadas que exigen mapas y herramientas para llegar a destino.

Como las casas, los textos tienen puertas, ventanas, habitaciones y tragaluces por donde los lectores podemos entrar, cambiar de aire, mirar otros paisajes, alimentarnos, salir y dejar huellas para volver a entrar.

Como la mayoría de las personas, los textos buscan ser descifrados convocando cada uno, distintos estilos de abordaje; algunos, se encierran en sus pliegues y exigen ingeniosos mecanismos de búsqueda para ser comprendidos. Otros, en cambio, se abren despreocupadamente y se entregan mansos a nuestras expediciones visuales, táctiles y olfativas, intelectuales.

A diferencia de los libros, los textos virtuales suelen ser más mágicos, teniendo en cuenta su aparición intempestiva en la pantalla, pero menos dados a provocar sensaciones táctiles y olfativas, remembranzas de la época en que conocer era tocar, palpar, manipular.

Hay textos que nos andan buscando y caen a nuestro lado en búsqueda desesperada de ojos que los arranquen por un tiempo de su cerrado silencio. Otros, en cambio, nos son impuestos por el deber o la utilidad práctica para resolver algún problema. En estos últimos, el cruce del umbral no está protegido por la ley del deseo sino por la dictadura de la necesidad. No faltan en el universo textual, los libros que cambian permanentemente de sentido, escondiendo secretos y preguntas que salen a relucir en segundas o terceras lecturas cuando los andábamos caminando con la despreocupación de quien conoce el camino y no tiene más nada que aprender.

Sea en con-textos reales o virtuales, en mundos literarios o científicos, con fines utilitarios o recreativos, la lectura no es nunca un acto inocente sino una experiencia humana crucial. Como Bastián Baltasar Bux cuando decidimos entrar a un texto, nos quedamos sin pre-textos. Ponemos en juego nuestro pasado (toda la historia lectora personal, familiar y social), nuestro presente con sus búsquedas y necesidades actuales y, fundamentalmente, nuestro futuro, porque no sabemos cómo saldremos de esa aventura. Es muy probable que nos despoje de la ropa que teníamos cuando ingresamos y vuelva vestirnos con nuevas ideas, sensaciones, certezas e incertidumbres que, alimentarán nuevos apetitos por más universos textuales. Por eso digo que la lectura es una historia interminable.

La autora en su salsa: Perfiles

Otros autores, otras salsas


Daniel I. Krichman
Enrique Quagliano
Gabriela Sellart
Román Mazzilli
Diana Laura Caffaratti
Alicia Le Fur
M. Rosario de la Riestra
Fabián Scabuzzo
Lucio Cerdá
Alejandro Tortolini
Pablo Scarfo
Juan Carlos Lucas
Alejandra Di Girolamo
Marí­a Victoria Alderete
Franco Ingrassia
Claudia Perlo
Roberto Sardi
Fernando Reberendo
Eleonora Carrazco
Alejandro Carballo

 

 

 

Tags: , ,

Categoría: Abordar un libro

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: