Jacques Derrida

 Derrida en castellano

Nietzsche
Heidegger

Principal

En francés

Textos

Comentarios

Restos

Fotos

Cronología

Bibliografía

Links


INTRODUCCIÓN A DERRIDA

Maurizio Ferraris

Traducción de Luciano Padilla López

 II. 1967-80: Deconstrucción de la metafísica 

DerridaII.1 La gramatología como ciencia trascendental

II.1.1 El ‘68 y la superación de la metafísica

LA REVOLUCIÓN DE LOS PROFESORES. La voz y el fenómeno compone, junto con La escritura y la diferencia[i] y De la gramatología,[ii] una trilogía que ya recorta el perfil de una filosofía autónoma y fuertemente caracterizada; además, si bien en forma muy mediada, comprometida políticamente. La época en que Derrida abandona la referencia explícita a la fenomenología es un período de gran efervescencia filosófica en Francia. Foucault se hace portador de una crítica de las instituciones según la cual lo que llamamos «racionalidad» no sería otra cosa que un sistema de inclusión y de exclusión determinado social e históricamente; Deleuze repite y extrema ese discurso apoyándose en Nietzsche y en su genealogía de la moral; el grupo de Tel Quel intenta conjugar el nietzscheanismo con la vanguardia literaria, el psicoanálisis, el materialismo dialéctico.

No es difícil reconocer, por debajo del discurso filosófico, una transparente implicación política. El meollo de la cuestión puede resumirse en estos términos: lo que se discute bajo las denominaciones altas o teóricas de «superación de la metafísica», «muerte del hombre», «muerte de la filosofía», «revolución del lenguaje poético», o algunas similares, es en realidad la posibilidad de una transformación política radical efectuada mediante la teoría. En esa revolución, el intelectual sería el líder de una rebelión que no se hace tanto en nombre de otras instituciones, sino —como acaso lo hubiera sugerido Zaratustra— contra toda institución y, por ende, contra toda tradición.

En esa efervescencia, Derrida se destaca por una peculiar cautela y por desconfiar de las hipótesis de radicales abandonos de la tradición, de la recuperación de un espontaneísmo o de la inmediatez. Si la aserción de base a la cual Derrida llegó mediante la lectura de Husserl es la imposibilidad de acceder a las cosas mismas, es decir, a una conciencia pura y a un objeto no constituido, mediado y diferido, no sorprende que los dos textos centrales de La escritura y la diferencia —la confrontación con Foucault en Cogito e historia de la locura (1963) y con Lévinas en Violencia y metafísica (1964)se concentren en la imposibilidad de acceder a una alteridad radical. Esto equivale, en términos de filosofía de la historia, a la imposibilidad de un abandono radical de la tradición, de aquello que en el léxico de Heidegger se llama «historia de la metafísica»; y en términos de perspectivas políticas, significa un escepticismo profundo en lo atinente a la esperanza en una revolución que restituya una naturalidad no contaminada por las aberraciones del capitalismo.

 

DUDAS ACERCA DE LA SUPERACIÓN. La confrontación con Foucault, esto es, con el más lúcido y radical teórico del posestructuralismo, que dio forma y argumentos a la tesis de que todo, incluso la enfermedad, es construido socialmente, resulta crucial desde este punto de vista. Aun dentro de los límites de una mínima diferencia de edad (Foucault es de 1926; Derrida, de 1930), asistimos a una revuelta contra un maestro. Foucault denuncia en la Historia de la locura (1961) el carácter puramente procedimental, contingente e interesado de la razón, y poco después llegará a afirmar que el hombre mismo es una simple contingencia histórica, algo que nace con Descartes, se desarrolla con las ciencias humanas y está destinado a desaparecer a causa de la confrontación con algo que se sustrae a la conciencia cartesiana (el inconsciente freudiano) y a la tradición de la racionalidad europea (el encuentro con otros pueblos anunciado por la etnología). En otros términos, la razón y el hombre son puro procedimiento, y el hombre puede hacer de sí cuanto desee, pues bajo un estrato más o menos profundo de saberes y de ideales se oculta una ciega voluntad de poder.

Derrida disiente. No es cierto que todo, excepto la voluntad de poder, sea histórico, y tampoco que uno pueda deshacerse del pasado así como cambia de ropa: las idealidades y las estructuras que se conquistan a lo largo de la historia no se borran a fuerza de decisiones, ya que ninguna deliberación de ese tipo podrá cambiar los principios de la geometría, y probablemente tampoco algunos aspectos de nuestra racionalidad o de nuestro vivir social. No podemos alcanzar lo que es exterior a nuestra racionalidad, ni ver nuestra racionalidad desde el exterior, no más de cuanto podemos verdaderamente ponernos en lugar de otro. La idea de salir de manera radical de los vínculos conquistados y transmitidos es, entonces, una quimera, así como en última instancia es quimérica la aspiración —que los filósofos franceses cultivan merced a la lectura de Heidegger y de Nietzsche— de superar la metafísica, vale decir —por fuera de toda metáfora—, finalmente alcanzar un mundo salvaje y liberado.

El argumento vuelve a presentarse en la confrontación con Lévinas, que había contrapuesto a la ontología heideggeriana —en su opinión, irrespetuosa del hombre destinado a anularse ante el ser— una metafísica de la persona de origen judaico, donde aparece como prioritaria la relación con la alteridad del otro hombre. Para salir de la metafísica, Foucault sugería utilizar los caminos del psicoanálisis y de la etnología; Lévinas propone, en cambio, dejarla de lado como a un error de larga data que dirigió la mirada a las cosas y descuidó a las personas, que serían lo verdaderamente impensado de la tradición filosófica: hay más personas (más álter ego, más sorpresas) entre la tierra y el cielo que en todas nuestras filosofías.

Según lo ve Derrida, la debilidad de la posición de Lévinas se muestra simétrica de la de Foucault, y puede considerarse una forma de empirismo, comprensible —en cuanto necesidad—, pero teóricamente ingenuo. Penetrar en el misterio que son los demás, salir de uno mismo, no es menos realizable que pretender salir del entramado de nuestra tradición. Indudablemente, es un sueño compartido, que sin embargo vale como un ideal regulatorio, no como un hecho. En este caso, se anuncia el tema del mesianismo, que tendrá suma influencia en la prosecución de la reflexión derridiana: la razón cultiva un sueño de justicia; aspira, pues, a alcanzar algo indeconstructible por verdadero y justo; pero lo indeconstructible no es una adquisición positiva, sino un principio teleológico: como el Mesías, el ideal está siempre por llegar.

 

CONSTRUCCIÓN Y DECONSTRUCCIÓN. Si la filosofía no puede cultivar, salvo como idea en sentido kantiano, el proyecto de una salida radical de la esfera de los esquemas que constituyen nuestra experiencia, el ejercicio crítico que permanece practicable es el de una indagación trascendental, vale decir, una clarificación de la auténtica índole de aquellos esquemas que por cierto no son las doce categorías de Kant, en especial porque no parecen meramente conceptuales y porque (de acuerdo con la idea de que la metafísica es en esencia represión) tienden a ocultarse. Dentro de este marco, asistimos a dos movimientos simétricos, característicos del trabajo de Derrida de finales de los años sesenta y de toda la década siguiente.

El primero es de construcción, y es la propuesta teórica planteada en la Gramatología, que aparece como una generalización de las consideraciones acerca del signo y la escritura desarrolladas en el enfrentamiento con Husserl. En este caso nos encontramos ante un renovado trascendentalismo, en el cual la escritura y la huella en general toman el lugar de los esquemas conceptuales de tradición kantiana, y se encargan de bosquejar, en cuanto sea posible, las condiciones de nuestra experiencia y de nuestra ciencia.

El segundo es lo que Derrida llamó «deconstrucción», y consiste en el intento, efectuado mediante la lectura de textos de la tradición, de explicitar las contraposiciones del discurso filosófico, echando luz sobre las represiones que subyacen a su instauración, los juicios de valor que suelen incorporar inadvertidamente, o al menos implícitamente, y por ende revelar la estructura total de nuestra racionalidad, la cual se manifiesta en negativo más que en positivo, por intermedio de resistencias, no en cuadros de categorías. Derrida enfatizó, y con razón, que la deconstrucción también es construcción. En efecto, es su prosecución con otros medios, los del entendimiento reflexivo que toma el lugar del entendimiento determinante: en vez de partir de las estructuras para llegar al dato, se parte del dato, y se revelan las estructuras y las condiciones que lo determinan. La regla general es que donde hay experiencia hay resistencia, y donde hay resistencia también hay, en algún sitio, un a priori oculto.

 

RECORDAR, REPETIR, REELABORAR. En la dimensión de precedentes filosóficos, el modelo es Kant en la Crítica del juicio, integrado con la dialéctica hegeliana, y con la implicación de arqueología y teleología presente ya en la Memoria, que se apoyaba en un concepto central de la reflexión husserliana, la Rückfrage, la interrogación retrospectiva por la cual, a partir de los resultados de un proceso, se reconstruyen sus condiciones.[iii] Pero junto a los motivos clásicos encontramos otros, ligados al canon moderno del radicalismo filosófico. De modo característico, Derrida asimiló la Rückfrage de Husserl a la Nachträglichkeit de Freud,[iv] la actividad por cuyo intermedio el sentido de un acontecimiento psíquico puede no darse inmediatamente, sino aparecer en un segundo momento, como una elaboración posterior.

Como los sujetos aquejados de neurosis traumáticas de guerra, tendemos a reprimir acontecimientos demasiado fuertes para nuestra conciencia, y quedamos esclavizados y obsesionados por ello. La terapia en relación con ese shock que —para Derrida tanto como para Heidegger y Nietzsche— sería la metafísica no consistiría, entonces, en volver la espalda al trauma, como proponen los partidarios del abandono radical de la tradición, sino —de acuerdo con Freud— en comprometerse en un trabajo de análisis interminable, en el que es necesario recordar, repetir, reelaborar. Un trabajo que tiene un alcance no simplemente teórico, sino también práctico, ya que está en juego no sólo un saber, sino un modo de vivir.

 

 

II.1.2 La gramatología

EL PROYECTO DE UNA FILOSOFÍA TRASCENDENTAL. El mundo se vio revolucionado por una transformación técnica que impactó en la escritura: la introducción de la computadora; pero cuando apareció la Gramatología nadie podía preverlo (en la nave espacial de 2001 Odisea del espacio, que es de esa misma época, se usan máquinas para escribir). Retrospectivamente, la decisión de escribir un gran ensayo filosófico acerca de escritura, registro y reproducción adquiere un valor vagamente profético.

De la gramatología es la Crítica de la razón pura de Derrida, aunque su origen sea mucho más ocasional. Ya no será cuestión de hablar de yo, de categorías y de fenómenos, sino de inscripciones como condiciones de posibilidad de la experiencia, vale decir, del Sujeto y de su relación con el Objeto. En estos términos (y en ello la profecía se destempla y se motiva en un contexto más amplio), nos encontramos ante un gesto muy extendido por esa época, cuando varios filósofos de la generación de Derrida vuelven a proponer versiones actualizadas del trascendentalismo: la transformación del trascendental kantiano en un trascendental lingüístico, si nos remitimos a Apel o a Habermas, va en esa dirección, al igual que la atención que Eco dirige a la semiología (en el prefacio del Tratado de semiótica general, aparecido en 1974, se propone explícitamente la analogía entre semiótica y filosofía trascendental).

De acuerdo con la interpretación de Husserl, estas necesidades parecen estar mejor representadas por una ciencia de la escritura. En última instancia, si se demostró que ni el polo del sujeto ni el del objeto logran liberarse de los signos porque están constituidos por ellos, entonces, un análisis que opere en la dimensión de la construcción, precisamente un análisis trascendental en sentido clásico, debería comenzar por el signo. Este último se configura como esa «raíz común» de sensibilidad e intelecto que Kant consideraba un misterio sumido en las profundidades del alma humana, e identificaba en una sumamente misteriosa «imaginación trascendental». Según sugiere Derrida, ese misterio se sitúa bajo la mirada de todos: son los signos, ora sensibles, ora inteligibles, cosas y remisiones a la vez.

 

LOS MOTIVOS DE UN TÍTULO. En 1952, un orientalista estadounidense, Ignace J. Gelb, publicó un libro titulado Fundamentos de gramatología, que se presentaba como una teoría de la escritura. Al igual que tantas otras doctrinas formuladas antes y después de él, consistía en el relato de una evolución de los tipos de escritura, que de la imagen pasaba al ideograma (donde la imagen también es signo), más adelante a las escrituras silábicas y por último al alfabeto, que es la escritura más inteligente (como afirmaba Hegel y repite Gelb), porque es la más cercana a la voz. Así pues, todo consistía en un aparente elogio de la escritura, que ocultaba, por el contrario, un tradicional supuesto logocéntrico: la voz es la expresión de la conciencia.

Si se lo compara con Gelb, Derrida propone contemplar las cosas desde otro punto de observación: ya no el que concibe la escritura como una reproducción de la voz, sino el que ve en la voz, y hasta en la comunicación, así como en la formación de signos en general, una de las tantas manifestaciones de la escritura. Así, por detrás del título citado hay una subversión de las intenciones, y el antecedente más cercano a la obra lo constituye un muy influyente libro de etnología de la escritura de André Leroi-Gourhan, El gesto y la palabra, publicado en dos volúmenes en los años 1964 y 1965, que tematizaba las razones básicas de la anterioridad de la escritura con respecto a la palabra.

De Husserl proviene, pues, el tema; de Gelb, el título; de Leroi-Gourhan, los argumentos empíricos en favor de la prioridad de la escritura y del gesto respecto de la palabra. A título personal, Derrida no se limita a integrar tres perspectivas tan distintas en un proyecto coherente y unitario; añade una fortísima implicación política y moral: que la represión de la escritura en aras de la voz no es mera cuestión teórica o psicológica, sino que constituye el emblema de muchas represiones colectivas a partir de las cuales se configura nuestra tradición. El logocentrismo no es tanto un error histórico y teórico como una enfermedad moral de la cual debemos procurar recuperarnos.

Así pues, no corresponde inventar una ciencia de la escritura, porque, además, si la escritura es la posibilidad de la ciencia y de la vida, se pediría una autorreflexión absoluta que está más allá del alcance de cualquiera. Otra cosa puede hacerse. Por una parte, mostrar dónde fallan, por prejuicio logocéntrico, las ciencias de la escritura; por la otra, crear una teoría formal que dé cuenta del modo en que la escritura es el verdadero trascendental. Ahora bien, Derrida nunca realizó sistemáticamente este segundo trabajo; ni siquiera lo prometió (a diferencia, por ejemplo, de Heidegger, que había anunciado una segunda parte de Ser y tiempo), sino que lo desplegó indirectamente, mediante los ensayos de deconstrucción del logocentrismo que comienzan con la Gramatología y prosiguen en los años setenta.

 

LA MATRIZ TEÓRICA: LA CRÍTICA DEL LOGOCENTRISMO. La Gramatología abarca una matriz teórica general y una parte de aplicación, concentrada fundamentalmente en el ensayo Sobre el origen del lenguaje, de Rousseau.

En la primera parte del libro, Derrida sostiene la tesis básica de que aquello que Heidegger, siguiendo a Nietzsche, denomina «metafísica» es esencialmente una represión, ejercida no sobre el ser olvidado bajo los entes, sino sobre el medio que permite la constitución del ser como idealidad y de la presencia del ente situado en el espacio y en el tiempo. Lo reprimido es, como puede esperarse, la escritura entendida en su sentido más general («archiescritura»), no como escritura fonética (que transcribe la voz) o ideográfica (que de todas maneras se presenta como vehículo de las ideas), sino como toda forma de inscripción en general, del grafito al grabado, a la muesca. La metafísica reprime la mediación justamente porque va en pos de un sueño de presencia plena, ya sea la del sujeto presente para sí mismo o la del objeto presente físicamente y sin mediaciones de esquemas conceptuales.

Esta represión, y el deseo de presencia que la anima, también funciona en Heidegger, pese a la pretensión, troncal en su pensamiento después de Ser y tiempo, de superar la metafísica. Contradiciendo la auto-interpretación de Heidegger sobre su propia posición en la historia de la metafísica, Derrida sugiere que no se debe considerar a Nietzsche como el último destello de la historia del ser, olvidado bajo los entes, y a Heidegger, como el alba de un nuevo día. En la medida exacta en que Nietzsche quiso sustraer del ámbito de la verdad el sentido, y sustituyó con la búsqueda energética de la voluntad de poder la búsqueda hermenéutica del sentido, puede encontrarse en él al primer filósofo seriamente empeñado en superar la obsesión de la presencia característica de la metafísica, ya que, como enfatiza Derrida, haciendo suya la interpretación de Deleuze sobre Nietzsche (Nietzsche y la filosofía, 1962), la voluntad de poder no es para Nietzsche una presencia, sino el resultado de una diferencia de fuerzas.

Dentro de este marco, el logocentrismo es signo de una dialéctica bloqueada e incompleta, vale decir, desequilibrada desde el punto de vista de la idealidad (y de su contraparte axiológica, el bien) y desatenta respecto de las modalidades de su producción. Como resulta evidente, se trata de las objeciones que Heidegger había dirigido a Kant, y que Derrida había hecho valer en contra de Husserl, pero insertas en el contexto más amplio que pueda imaginarse en filosofía, el de una historia que empieza con Platón y todavía no ha terminado.

 

LOGOCENTRISMO Y MORALISMO. Ahora bien, como sugerí antes, hay otro aspecto mucho más importante, probablemente su verdadero móvil teórico, que vincula a Derrida, más allá de todas las diferencias que ya señalé, con los filósofos del ‘68 francés: en este caso no nos hallamos únicamente ante posiciones teóricas relativas al saber, sino también ante cuestiones axiológicas relativas al bien y al mal. Si somos malos e injustos, egoístas, racistas, machistas y demás, es porque tendemos a reprimir demasiadas cosas, animados por un sueño de presencia y cohesión, de identidad moral, social y sexual. Desde esta perspectiva, el logocentrismo sería el nombre más amplio posible para la represión; el egocentrismo, el etnocentrismo y todos los otros totalitarismo de la tradición (que son precisamente otros tantos -centrismos) serían versiones derivadas de aquel.

En esta axiomática oculta, la voz, la presencia, la conciencia (todo cuanto queda en primer plano por obra del logocentrismo), son el bien y lo correcto; la escritura, la diferencia, lo inconsciente, vale decir, los elementos reprimidos o descartados por el logocentrismo, son el mal y lo incorrecto. La historia de la metafísica como historia del logocentrismo aparece, así, como la trama de una batalla entre el Bien y el Mal (una batalla peculiar, pues el Bien lleva la mejor parte, pero es un falso bien), de la cual corresponderá, siguiendo los pasos de Nietzsche como genealogista de la moral, desenmascarar sus presupuestos. Es esto, justamente, lo que pasa al primer plano en la segunda parte, referida a Rousseau y a Lévi-Strauss.

En ese tramo, se documenta la acción del logocentrismo mediante el comentario de un texto que Derrida considera fundacional para el discurso de las ciencias humanas, el Ensayo sobre el origen del lenguaje. Por un cauce subterráneo, en la afirmación del logocentrismo se manifiesta un fundamental moralismo, la idea de que hay sólo una humanidad posible y buena.

 

ROUSSEAU Y EL HUMANISMO. Rousseau, con un gesto enteramente alineado con la tradición, afirma que la anterioridad de hecho de la escritura con respecto a la voz (la expresión inicial de todos los hombres mediante gestos) queda desmentida por una anterioridad de derecho de la voz con respecto a la escritura, ya que la voz expresa el sentimiento, el cual es propio del hombre, mientras que la escritura (el gesto) revela la necesidad y manifiesta requerimientos funcionales que comparten el hombre y los animales.

La voz es lo propio del hombre, como dirá Heidegger, donde por «hombre» debe entenderse, obviamente, varón, blanco, occidental, aunque no (para Heidegger) anglosajón y protestante. La crítica al humanismo heideggeriano se constituirá, a partir de esta obra, en un hilo conductor del pensamiento de Derrida. De todos modos, no debe olvidarse que la represión de la escritura y de lo que se enlaza con ella (la animalidad, la materia, lo inconsciente, la multiplicidad, y también lo femenino y lo no-occidental) está destinada al fracaso. Del encuentro entre una represión (la escritura y la diferencia) y un ideal (la voz y la presencia) surge, sin embargo, el oscuro entramado de nuestra tradición; esto equivale a decir que al final del trayecto sabemos algo más y, por tanto, contamos con las herramientas para evitar ser víctimas de un mecanismo perverso, aquel que sólo admite superar una represión mediante una nueva represión.

 

LÉVI-STRAUSS Y EL ETNOCENTRISMO. Ese planteo no se dirige únicamente a los autodidactas del siglo XVIII, sino también a los catedráticos del siglo XX. Ya lo vimos con Heidegger y ahora lo corroboramos con Lévi-Strauss.

Por una parte, Lévi-Strauss es el teórico de la diferenciación entre naturaleza y cultura, que comenzaría en el momento en que tiene inicio la escritura, esto es, la historia (justamente como dice Rousseau). Por otra parte, admite que la distinción entre naturaleza y cultura es universal, exactamente como la prohibición del incesto, y reconoce que la escritura también lo es, dado que el fenómeno del «trazado» se halla vigente por doquier. Pero es reacio a admitirlo y a considerar la escritura como una huella originaria, en lugar de una transcripción de la voz, con una reticencia sorprendente en un etnólogo. Justamente aquel que quería observar todas las civilizaciones con una mirada extrañada, abraza de modo acrítico las creencias de su propia etnia de pertenencia: la tribu del alfabeto.

Examinemos el capítulo dedicado a «La lección de escritura» en Tristes trópicos, analizado por Derrida al comienzo de la segunda parte de la Gramatología. Lévi-Strauss relata que los nambikwara, una población del Amazonas, no sólo no se valen de la escritura: ni siquiera sospechan su uso apropiado, ya que ignoran que está destinada a la comunicación, la cual ha de entenderse como transporte de un sentido lingüístico. Así, cuando ven que el etnólogo toma apuntes, llaman a esa operación «trazar líneas», y la imitan con mayor o menor falta de destreza, dibujando líneas onduladas; sólo el jefe de la tribu daría a entender (según Lévi-Strauss) que ha comprendido el sentido comunicativo de la escritura, y muestra sus propios trazos al etnólogo. La ceguera teórica está apuntalada por el prejuicio: quien comprende que «escribir» es transferir un sentido ideal pertenece al bando de los buenos, esto es, se lo cuenta entre los occidentales; quien no lo comprende es —pese a toda la retórica que motiva el análisis etnográfico— un mal salvaje.

 

 

II.1.3 Gramatología y esquematismo

ESCRITURA Y ARCHIESCRITURA. A la contradicción de Rousseau, de Heidegger y de Lévi-Strauss, por otra parte y por hipótesis, se la encuentra dondequiera: en Platón tanto como en Hegel, en Kant tanto como en Husserl, en todos los autores sobre los cuales Derrida focalizará sus propios análisis entre finales de los años sesenta y finales de los setenta. Se la encuentra inclusive en Lacan, que pretende liberar a los hombres de las neurosis pero luego afirma, de manera semejante al humanista neurótico Rousseau y al etnólogo etnocéntrico Lévi-Strauss, que el inconsciente está estructurado como un lenguaje, o sea, que resulta semejante en todo y por todo a la conciencia.

Ahora bien, esta ceguera se explica por la implicación moral a la que hemos aludido. En el plano teórico, en cambio, las evidentes contradicciones revelan dos significados distintos de «escritura». Para Lévi-Strauss, la escritura es un transporte de sentido inicialmente mental, después lingüístico; para Derrida (que suscribe, por ende, el enfoque de los nambikwara), es toda forma de inscripción y de iteración (vale decir, precisamente, el «trazado de líneas»; sin embargo, de acuerdo con el Teéteto y el De anima, aun el registro de una sensación debería concebirse como «escritura»).

No es posible deshacerse de una escritura concebida en estos términos, y respaldándose en esta hipótesis, Derrida sugiere que precisamente la inscripción puede aspirar al rol de lo trascendental. Si consideramos la escritura no como transcripción de la voz, sino como archiescritura, como el dejar marca en general, no estaremos ante el vehículo de la transmisión de un sentido, sino ante la condición de posibilidad de la experiencia. Si Kant había dicho que para tener contacto con el mundo necesitamos las categorías, Derrida sostiene que cualquier vínculo nuestro con el mundo es mediado y posibilitado por la inscripción de una grammè. Con la salvedad de que en este caso —por intermedio de la implicación moral y política— la Crítica de la razón pura y la Crítica de la razón práctica (y tal vez también un poco de Metafísica de las costumbres) están en un mismo libro.

 

ESCRITURA Y GIRO LINGÜÍSTICO. En el origen del privilegio de la escritura como estructura trascendental está, conforme se dijo antes, Husserl y el a priori material. Pero, si se observa la filosofía de esos años, no es difícil notar que también habían hablado ya de «empirismo trascendental» Deleuze (Diferencia y repetición, 1968) y, de modo aún más tematizado, Foucault (Las palabras y las cosas, 1966), con lo que se muestra como una recuperación del proyecto heideggeriano de la analítica del Dasein. Justamente, Foucault había definido al hombre de las ciencias humanas como «alótropo empírico trascendental», vale decir, como ese ente en cuyo conocimiento se agota todo conocimiento posible.

Si Derrida, contrariamente a la mayor parte de los filósofos de esa época, no propende a un giro lingüístico y privilegia la escritura, es porque considera que el lenguaje nos ayuda a mediar conceptualmente nuestras relaciones con el mundo, mientras que la escritura, concebida como archiescritura, se sitúa en un estrato más originario y estructural.

La idea básica es que antes de que se haya identificado un nivel lingüístico (aquello que Husserl habría considerado un estrato predicativo, en el que se forman juicios), y antes de que se haya aislado un ámbito de la experiencia en el que encontremos signos, nuestra experiencia está determinada por contenidos no conceptuales que se ramificarán en signos, códigos, lenguajes y conciencia. Y justo frente a esas huellas que constituyen la condición de posibilidad tanto del pensamiento como de la experiencia, la metafísica, con su vocación logocéntrica, cierra los ojos, intencionalmente o no, pero en cualquier caso de manera frustrante y ruinosa.

 

ESCRITURA Y ESQUEMATISMO. Explicar cómo la huella está en el origen de la sensación y de la conciencia es tarea titánica, en cierta medida como desear esclarecer los misterios de la relación entre mente y cuerpo. Por más que se llevara a cabo, su resultado sería un fracaso, porque explicitar las estructuras implicaría una nueva represión. Más modestamente, corresponde poner en guardia contra las soluciones precipitadas, que reduzcan la experiencia al lenguaje, o a un conocimiento tácito y carente de mediaciones, o bien que busquen los orígenes de la estructura en cierta región de la realidad social o psíquica, sea el poder, lo inconsciente o las relaciones de producción. La idea básica es que, si fuera posible encontrar una estructura o una realidad última, un fundamento absoluto para nuestra experiencia, este tendría la forma de la huella.

Como ya he mencionado, lo que Derrida sugiere mediante la apelación a la escritura es el problema señalado por Kant, en la Crítica de la razón pura, con el nombre de «esquematismo trascendental». La idea de Kant es que, tan pronto como se han encontrado las categorías a través de las cuales el yo se refiere al mundo, resta algo intermedio por identificar, en parte sensible, en parte insensible, que garantice el pasaje desde las formas puras del intelecto (las categorías) hacia la sensibilidad. Este elemento intermedio, este «tercero» entre sensibilidad e intelecto, es para Kant un esquema, algo que se encuentra en la base tanto de la constitución de la idealidad y del sentido como de la pasividad con que nos relacionamos con la experiencia, y, según su óptica, este esquema es producto de una facultad misteriosa, la imaginación productiva o trascendental.

Derrida propone una solución algo menos esotérica. La imaginación trascendental es la huella, que responde no sólo a los rasgos de la pasividad (una huella se inscribe, una impresión se deposita), sino también a los de la actividad, ya que el intelecto se vale de palabras y de conceptos iterables en un código: una vez más, huellas. El texto que más se concentra en este asunto no es la Gramatología, sino un ensayo de 1968, Ousía et grammé,[v] que sin embargo se remonta a seminarios dictados por Derrida a comienzos de los años sesenta.

La idea básica es que, en Ser y tiempo, Heidegger critica el tiempo espacializado, aquel representado como una línea, considerándolo una imagen inadecuada de la temporalidad constitutiva del Dasein. A ese tiempo exterior, tomado como modelo de Aristóteles a Hegel, contrapone uno interior, la temporalidad no como movimiento del sol o del reloj, sino como distensión del alma, respecto de la cual el primero en hablar es Agustín. No obstante ello, Derrida observa que la exterior no es sólo —como sostiene Heidegger— una imagen «vulgar» del tiempo.

Ante todo, si la interioridad está hecha de huellas, la espacialización escrituraria puede resultar incluso más sofisticada que la perspectiva que concibe al yo como un flujo sólo espiritual, que parte de un punto compacto y sin extensión, el yo cartesiano. Además, la hipótesis de la espacialización sugiere una solución para el problema del esquematismo, de la comunicación entre yo y mundo y entre intelecto y sensibilidad. Lo interior se vuelca al exterior, el tiempo se hace espacio, justamente como el instante queda representado por un punto, y el transcurso del tiempo, con una línea. Esta equivalencia entre escribir y transcurrir el tiempo (la línea espacial es, al igual que la escrita, grammè, en griego, exactamente como lo es «trazar líneas» en Tristes trópicos) presenta una metáfora poderosa, utilizada por Aristóteles, Kant y Hegel para designar el rol de la huella en el pasaje desde la interioridad hacia la exterioridad, y viceversa.

En suma, la escritura parece en verdad una representación poderosa para mostrar qué es el tercero entre sensibilidad e intelecto. Seguramente, es menos mística que la imaginación trascendental. Entre el yo y el mundo hay algo en común: la huella. En especial, Derrida no se está comprometiendo, como quienes lo antecedieron, en describir el estado de la cuestión; más bien está buscando (metafilosóficamente) delinear los presupuestos que guiaron a sus predecesores. Rehabilitar el tiempo espacializado respecto de la temporalidad como distensión del alma es, en este caso, volver a poner al mundo sobre sus pies. La ironía es que la más famosa caricatura de Derrida, la dibujada por Lévine para la New York Review of Books, lo representa como un sombrerero loco cabeza abajo, una suerte de profeta del mundo patas arriba.

 

FENOMENOLOGÍA DEL ESPÍRITU Y MALESTAR DE LA CULTURA. Derrida no propone una teoría que demuestre cómo, a partir de conceptos, se encuentra un medio y luego se arriba a la sensibilidad, sino que se esfuerza por demostrar cómo, desde el examen de la archiescritura, se torna posible reconocer la raíz común de la idealidad y de la presencia sensible, de la actividad y de la pasividad. En este sentido, Derrida no proporciona un cuadro a priori de categorías; se ejercita en la deconstrucción, esto es, en el desmontaje de textos filosóficos para que salga a la luz la represión de la huella que es origen de las contraposiciones (entre materia y forma, sustancia y accidente, naturaleza y técnica, etc.) que los nutren.

Su modelo, como recordé varias veces, no es el juicio determinante, sino el reflexivo: se remonta a las categorías partiendo de los casos. Derrida se acerca a la filosofía tal como un psicoanalista se vincula con un neurótico; desarrolla una fenomenología del espíritu, es decir, una teoría de la subjetividad, una ciencia de la experiencia de la conciencia que, sin embargo (de acuerdo con el pesimismo del siglo XX), se muestra estructuralmente enferma, ya que paga su propia autoafirmación con el altísimo precio de una represión. Las represiones efectuadas por el logocentrismo representan la forma más ubicua y general del malestar de la cultura.

 

II.2 La deconstrucción como análisis interminable

II.2.1 Represión

UN PSICOANÁLISIS DE LA FILOSOFÍA. Publicados a lo largo de 1972, Márgenes de la filosofía,[vi] La diseminación[vii] y Posiciones,[viii] a los que seguirán otros volúmenes en orden discontinuo en el curso de esa década,[ix] no aportan cambios, sino que profundizan una perspectiva en la cual construcción y deconstrucción son el debe y el haber de una misma contabilidad. Si Kant había afirmado, con la revolución copernicana, que lo primordial no es saber cómo están hechos los objetos en sí, sino cómo deben estar hechos para que los conozcamos, Heidegger (y en su línea, Derrida) se pregunta cómo debe estar hecho un sujeto para que pueda entablar vínculos con los objetos y con los otros sujetos, y, sobre todo, por qué ese vínculo es tan imperfecto y frustrante.

No obstante, el modo característico en que Derrida articula su indagación consiste en tender un puente entre la teoría de la subjetividad y la historia de la metafísica; en suma, en tratar conjuntamente los problemas que habían ocupado la posición central en dos momentos sucesivos de la reflexión de Heidegger. En apariencia, son preguntas que involucran temas muy académicos y filosóficos in abstracto. Sin embargo, no resulta difícil leer, cada vez más abiertamente, interrogantes de otro tipo: ¿Es posible una revolución radical? ¿Todo es histórico y relativo, o hay algo que no lo es? ¿Puede uno librarse del Edipo? ¿Se puede ser verdaderamente feliz?

Dentro de ese contexto se procura, en primer lugar, tematizar la represión subyacente a la constitución de la subjetividad y de la historia de la metafísica. En segundo lugar, hay que efectuar una deconstrucción que saque a luz lo reprimido, vale decir, la verdadera estructura, la que más cuenta. En tercer lugar, el resultado de un análisis como ese no consistirá en cierto dato positivo, sino en poner en claro la diferencia, que constituye la génesis de la estructura y esboza la naturaleza íntimamente dialéctica de la subjetividad en sus vínculos con el objeto.

 

LA FILOSOFÍA COMO EJERCICIO DE LA SOSPECHA. En la centralidad de la represión, la actitud psicoanalítica entra en interacción con las teorías de la verdad de Nietzsche y Heidegger. Para Nietzsche, lo que denominamos «evidencia» no es otra cosa que el fruto de intereses vitales y hábitos sedimentados en la tradición y en la especie, que olvidan su origen y se plantean como obviedad lógica; en cierto sentido, inclusive el principio de no contradicción, según el cual una cosa no puede ser ella misma y otra distinta de sí al mismo tiempo, tendría un origen instrumental. Para Heidegger, el fenómeno no es, como sostenía Husserl, una evidencia, sino, antes bien, algo que se eleva sobre un fondo oscuro que tiende a esconderlo y falsificarlo, lo que Heidegger tematizó posteriormente bajo el rótulo de «historia de la metafísica».

En estos términos, la filosofía se presenta como un «ejercicio de la sospecha», conforme a la definición con la cual Ricœur, en De la interpretación. Ensayo sobre Freud (1965), englobaba la genealogía de la moral de Nietzsche, la crítica de la ideología de Marx y el psicoanálisis de Freud. Por su parte, Foucault, en su exposición en el congreso sobre Nietzsche celebrado en Royaumont en 1964, había insistido acerca de la posición central de la tríada Nietzsche-Freud-Marx. Y pocos años más tarde, Habermas propondrá en Conocimiento e interés (1968), mediante una relectura de Nietzsche y de la Escuela de Frankfurt, una interpretación de la filosofia clásica como saber falsamente desinteresado, sin conciencia de sus propios condicionamientos. Lo que unifica esas perspectivas es, precisamente, la idea de que en filosofía hay un llamamiento a revelar no sólo los engaños que puede ocasionarnos la realidad externa, sino también los autoengaños que el sujeto ejerce sobre sí, bajo la presión de condicionamientos sociales, materiales y personales.

Derrida no es la excepción en esa constelación. Sin embargo, en sintonía con el planteo general de su trabajo, no ve en el ejercicio de la sospecha algo típicamente moderno. Hay una represión que es constitutiva de la tradición metafísica y, más estrictamente, de cómo está hecho el hombre. Si la represión es más antigua que Platón, la emancipación no está a la vuelta de la esquina; siempre estamos involucrados en un proceso de esclarecimiento, pero debemos ser conscientes de que cada paso adelante en la autoconciencia genera nuevas represiones y nuevos secretos.

 

EL INDIVIDUO, LA MATERIA, LA TÉCNICA. Pese a todo, echemos una mirada a lo que queda reprimido en la metafísica, según el enfoque de Derrida.

En primer lugar, hay una represión de lo individual en la configuración de lo universal, al igual que de lo finito en la configuración de la presencia. Es la matriz kierkegaardiana, y ampliamente existencialista, de Derrida: uno no se resigna a la circunstancia por la cual, como escribe Hegel, la constitución de la universalidad debe pasar por la represión de «este» corazón, del aquí y ahora de la psicología del filósofo y de todo hombre. En los años treinta, Alexandre Kojève, en los seminarios sobre la Filosofa del espíritu de Jena en los que participaron Aron y Merleau-Ponty, Bataille y Lacan, más tarde publicados por Queneau con el título Introducción a la lectura de Hegel, había insistido sobre la imposibilidad de plasmar lo absoluto a partir de la finitud de la condición humana, y esa tradición —que intenta conjugar la dialéctica y su crítica, Hegel y Kierkegaard, y que será tan central en la elaboración de la noción derridiana de «différance»— había llegado a Derrida a través de la mediación de Hyppolite y Bataille. Con todo, la idea de Derrida es que, precisamente en el papel de lo reprimido, la individualidad constituye el «fundamento adverso» de la universalidad, su motor secreto. En este contexto, el análisis de la represión de lo individual no se transforma en una degradación de la necesidad filosófica y científica de universalidad, sino en esclarecimiento de la relación dialéctica entre ambos términos: la individualidad es la otra cara de la universalidad (y viceversa), con la salvedad de que es el perfil reprimido al configurarse el discurso filosófico. Ahora bien, como el ideal de ese discurso nunca se hace realidad, el asunto no consiste tanto en lamentar, con Kierkegaard, la cancelación de lo individual, sino en constatar que la pretendida represión se muestra constitutivamente imperfecta; así, la historia de la metafísica es también la trama de un perenne retorno de lo reprimido.

En segundo lugar, la metafísica es la represión de la materia en la constitución de la forma.[x] Este punto resulta importante para aclarar cuál es, en verdad, la esfera a que se refiere Derrida: no es la de una dialéctica de la materia, como en los idealistas de comienzos del siglo XIX, sino, antes bien, una vez más, la de una fenomenología del espíritu, que muestra que la conciencia es resultado de represiones y de no-presencias, no una evidencia indiscutible y primaria. Para Derrida, entonces, el problema no reside en hablar de que la materia se oculta bajo la forma, como si lo que estuviera en juego fuera el lamento por la invisibilidad de las partículas subatómicas, ni resaltar que hay partes de los fenómenos físicos que no se muestran a la percepción, y menos aún interpretar las categorías de la física newtoniana con un sesgo dialéctico, como en la filosofia de la naturaleza de Hegel. Conforme a la perspectiva elaborada en esos mismos años por Habermas o por Foucault, es necesario demostrar que el sujeto filosófico nunca está plenamente presente para sí mismo, que no tiene el dominio absoluto de sus propias intenciones, que bajo la conciencia siempre hay un elemento inconsciente, y que —como sugería Leibniz— el individuo es inefable, vale decir, encierra en sí un secreto que condiciona el trabajo teórico.

En tercer lugar (y, por sobre todo: la centralidad del signo se motiva precisamente sobre la base de esta circunstancia), la metafísica es represión de los medios que constituyen la presencia. El campo de observación privilegiado acerca de esa represión lo ofrece la escritura. Por una parte, no hay representación científica del alma que no la presente como una mesa de escritura: de Platón y Aristóteles a Locke y Leibniz, hasta los «engramas» cerebrales de la neurofisiología contemporánea. Sin embargo, por otra parte, en cada una de esas representaciones se considera el elemento escrito como una suerte de escalera que se tira una vez alcanzado (o se cree haber alcanzado) el objetivo, esto es, una cercanía del alma consigo misma tan íntima y sólida que no requiere la mediación de lo escrito (que, como ya señalamos, ha de entenderse en sentido amplio como «remisión» y «signo» en general, precisamente como aquello que Derrida engloba bajo la denominación de «huella»).

 

LOS FILÓSOFOS Y LA TÉCNICA. La actitud de los filósofos hacia la escritura ejemplifica de modo emblemático su relación con la técnica, que por una parte es de estupor (en el límite, de adoración), como si fuera algo completamente ajeno respecto del pensamiento, mientras que por la otra es de repulsa y precisamente de represión. Así, ante el tren, la computadora y el correo electrónico repiten, en sustancia, lo que Platón decía de la escritura: no cumplirá sus promesas, no cambiará cosa alguna, y en caso de hacerlo, será para peor.

En este contexto, La pharmacie de Platon[xi] parece un replanteo del ensayo heideggeriano La doctrina platónica de la verdad (1942), pero el olvido del ser oculto bajo los entes adquiere la forma de la represión de la escritura oculta por el logocentrismo. Derrida se concentra en la condena de la escritura en el Fedro, donde lo escrito se ve como un veneno para la memoria, antes que como un remedio (ambos valores están presentes en el término griego phármakon, que Sócrates utiliza en el diálogo), porque los hombres confiarán a signos externos lo que deberían escribir en su alma. La tesis de Derrida es, en pocas palabras, que lo proscrito, la escritura externa, es en realidad algo perteneciente al mismo género de aquello que lleva a cabo la proscripción, el alma como escritura interna. Y la represión es precisamente este mecanismo: el constituirse de la subjetividad como estructura aparentemente compacta e inmediata implica la condena y la exclusión de las mediaciones que posibilitan semejante constituirse.

Lo mismo sucede en el Kant de la Crítica del juicio,[xii] donde lo que está fuera, por ejemplo, el marco de un cuadro (pero fácilmente podría pensarse también en los «márgenes» sobre los que Derrida insiste tan a menudo, o, si se deja de lado la metáfora, en el entorno social y material), cumple un rol fundamental en la obra. Ya el placer estético, que Kant reivindica como independiente de la sensibilidad (por ejemplo, de los colores y de los olores), en realidad, no puede darse sin el aporte del elemento sensible. Del marco al signo el paso es breve: el elemento externo determina la interioridad, la parte constituye el todo, el signo inerte se vuelve elemento pensante. ¿No sucedía eso en la conciencia de Husserl, donde el yo puro resultaba un entramado de signos, es decir, de exterioridades y de no-presencias? ¿O bien en la impugnación del tiempo del alma reivindicado por Heidegger, donde se descubría, por el contrario, que justamente cierta exterioridad era condición de la temporalidad interior y de la conciencia?

A la par,[xiii] con una actitud plenamente platónica, Hegel alaba el alfabeto (que transcribe la voz) considerándolo la forma de escritura más inteligente, mientras que sus análisis deberían llevarlo a admitir que, por el contrario, es la escritura ideográfica la que expresa la máxima espiritualidad, ya que no se vale de mediaciones, sino que representa directamente los conceptos. Especialmente, la axiomática que en Hegel, como en el resto de la tradición, contrapone el alma, que es la vida, al signo, que es la muerte, queda desmentida por la doble circunstancia según la cual Hegel sostiene, en la Enciclopedia, que pensamos mediante los signos (por lo tanto, lo vivo se plasma por medio de lo muerto), y que la inteligencia, en cuanto iteración, es, en último análisis, una suerte de signo.

 

REPRESIÓN Y MESIANISMO. La conciencia reprime los medios que la posibilitan, es decir, expulsa la escalera (la técnica, la escritura) de la cual se sirvió. Por ello, Derrida pudo estigmatizar a Heidegger, que ve en la voz el vehículo que mejor representa la conciencia, que a su vez es el vehículo para la expresión del ser; un logocentrismo que se asocia a un antropocentrismo (el motivo por el cual, en Heidegger, los animales tienen una experiencia del mundo más pobre que la de los hombres debe referirse esencialmente a que no hablan) y, en última instancia (como veremos más adelante), a un espiritualismo de rasgos totalitarios. No es cuestión de embarcar también a los animales en el malestar de la cultura, sino de considerar que si «nosotros» somos lo que somos, también es porque, en muchos aspectos decisivos, somos como ellos: la sentencia de Valéry «la bestialidad no es mi fuerte» es una de las peores bestialidades que un hombre pueda pensar y escribir.[xiv] Ahora bien, si el caso de Heidegger tiene una especial importancia es porque, a fin de cuentas, ni Platón ni Kant o Hegel pensaron alguna vez en superar la metafísica (a lo sumo, intentaron construir una buena metafísica), en tanto el pathos de la superación es una pieza importante en el discurso heideggeriano completo.

El Heidegger que propugna la superación de la metafísica y luego recae en el logocentrismo y en el humanismo es, entonces, un falso profeta y un falso mesías, y veremos cuánta gravitación tendrá ese elemento mesiánico en el Derrida más reciente, ético y político. Sin embargo, el problema ya está presente aquí. El núcleo del mesianismo es el de una profecía que rechaza cualquier solución dada, que niega todo aquello que existe en nombre de lo que debe existir. Hay una historia hebraica que Derrida retoma de Blanchot, proveniente del tratado Sanhedrin del Talmud de Babilonia. Cristo va errante de incógnito por Roma como mendigo, hasta que alguien lo reconoce y le pregunta: «¿Cuándo vendrás?». A este resultado llegaba Derrida en La voz y el fenómeno; pero ya estaba el fragmento de una carta escrita por Husserl poco antes de morir, con que Derrida cerraba la Memoria: «Justo ahora que llego al final y todo ha concluido para mí, sé que debo retomar todo desde el principio». Ahora bien, hacer valer los derechos de lo reprimido y desenmascarar a los falsos profetas significa rechazar cualquier conclusión, de acuerdo con la concepción de la filosofía como análisis interminable.

 

ANÁLISIS INTERMINABLE. Como vimos en los análisis de la idealidad y de la iteración, la represión es ambigua, porque lo que asegura la presencia es también lo que imposibilita la presencia plena. Uno puede preguntarse qué puede hacerse, llegado este punto, con la represión. Si la conciencia es lo que reprime las mediaciones para constituirse en cuanto tal, una toma de conciencia de la represión resulta literalmente imposible, ya que se limitaría a incrementar el mecanismo de la ocultación de los entes y de los instrumentos que posibilitan la presencia. De hecho, Derrida comparte con el último Heidegger la idea de que la represión es estructural. El presentarse de la presencia es, al mismo tiempo, un retraimiento, y nada puede hacerse al respecto. De acuerdo con Nietzsche, la verdad es la Circe de los filósofos; y detrás de una máscara se encontrará otra, más o menos como en el flujo de los estados que atraviesan nuestra conciencia.

Esta actitud admite dos lecturas. Según la primera, Derrida es un escéptico y un nihilista: la verdad es una ilusión, o no hay verdad. La segunda sostiene que Derrida es justo lo contrario de un nihilista, porque la búsqueda de la verdad y de la presencia supone la conciencia del fracaso y, simultáneamente, la constante suba de la apuesta, justamente como en el mesianismo. Sin duda, Derrida se inclinaría por esta segunda interpretación, y sus críticos lo harían por la primera. Una tercera hipótesis podría ser que no es en modo alguno necesaria una presencia plena y una verdad total para contar con alguna presencia y alguna verdad; pero es la hipótesis que Derrida excluye por principio a causa de su maximalismo: si no sabemos todo de algo, es como si no supiéramos nada; que no haya una presencia plena implica que estamos en el reino de la ausencia, etcétera.

Derrida llamó «deconstrucción» a este trabajo de análisis interminable de las condiciones de posibilidad que aparecen en negativo, a través de resistencias y represiones. En otros términos, si Kant entendía lo trascendental como una explicitación de aquellas condiciones que regulan nuestra relación con el mundo, Derrida lo concibe como la revelación de las ataduras neuróticas que regulan nuestra experiencia, ya sea que lo sepamos o no, que lo deseemos o no.

 

 

II.2.2 Deconstrucción

¿QUÉ ES LA DECONSTRUCCIÓN? La primera aparición del término déconstruction tiene lugar en la Gramatología,[xv] donde se presenta como traducción de la Destruktion o Abbau de la tradición metafísica de que hablaba Heidegger al comienzo de Ser y tiempo y, en mayor escala, durante su curso acerca de Los problemas fundamentales de la fenomenología, dictado en el semestre estivo de 1927. La idea básica de Heidegger es que si el ser es una visión del mundo que corresponde a los esquemas conceptuales de los hombres tales como se sucedieron históricamente en distintas épocas, y organiza nuestra relación con los entes, el proyecto de «pensar verdaderamente el ser», esto es, de reconocer la estructura originaria subyacente en cada expresión histórica, debe requerir una destrucción de la historia de la ontología que, según explica Heidegger, «desedimente» esas diversas configuraciones.

Ya Heidegger aclaraba, entonces, que no se trata de «destruir» meramente, sino de hacer emerger las estructuras que fungen de sustento. Este requisito se encuentra en la base de la opción de Derrida en favor de un término más débil, precisamente «deconstrucción», que a su criterio tiene un vínculo más estrecho con la construcción y no remite a un proceso de aniquilación.[xvi] Derrida no manifiesta aquí una opinión preconcebida, sino la certeza de que la deconstrucción prosigue el trascendentalismo en otras formas.

 

EL MAPA DEL IMPERIO 1:1. De hecho, ¿qué significa «condición de posibilidad», ese valor de lo trascendental que Derrida refiere a la escritura? Para Kant, consistía en el espacio, el tiempo y las categorías por medio de las cuales la mente se refiere al mundo. Como ya vimos, mediante la lectura de Husserl propuesta en La voz y el fenómeno, y más tarde en la generalización proporcionada en De la gramatología, Derrida sugiere que la condición de posibilidad es provista por el signo, por el proceso de la inscripción en general, que constituye tanto al sujeto como al objeto.

De cualquier forma, si para Kant el problema eran el apriorismo (,por qué esas categorías?) y la escasez (¿por qué solamente doce?), para Derrida, el problema es inverso. Hay demasiados signos, y una filosofía trascendental de tipo constructivo resultaría impracticable, por exceso de meticulosidad, en coincidencia con la Biblioteca de Babel, o mejor (habida cuenta de que Derrida no tiene en su mira los mundos posibles, sino el real) con el mapa, también imaginado por Borges, tan grande como el imperio que describe. Por consiguiente, como ya vimos, se comienza por el caso para luego remontarse a la regla. Algo es dado, y se lo clasifica como un término dentro de una serie de opuestos (materia y forma, naturaleza e historia, etc.). La deconstrucción exhibe la interdependencia entre esos términos opuestos y hace surgir un tercero, que se revela como un absoluto, aunque todavía sea un reenvío y una remisión; vale decir, como veremos de aquí a poco más, una «différance».

Por ende, parece inmotivada la opinión de que la deconstrucción sería una práctica puramente negativa, carente de reconstrucción, y a fin de cuentas un juego irresponsable. Por el contrario, es la alternativa de Derrida a la argumentación y al trascendentalismo clásicos: no se trata de desarrollar argumentos ni de proponer fundaciones y teorías, sino de mostrar nexos y revelar marcos, el más amplio encuadre conceptual en que se desenvuelven los pares filosóficos tradicionales. Es esta una opción típica de la hermenéutica del siglo XX, pero en la versión derridiana adquiere un peculiar dejo psicoanalítico: si las estructuras son formas de represión, se revelan por medio de resistencias, exactamente como el perfil de una sociedad y de una forma de vida se delinea en los tabúes que son distintivos de ellas.

 

PSICOANÁLISIS Y GENEALOGÍA DE LA MORAL. Por tanto, Derrida no tiene en mente construir una ontología formal, como podría concluirse en línea husserliana. Y eso se debe a que su objetivo no es en primer término teórico: apunta a hacer surgir no reglas lógicas, sino jerarquías axiológicas, valores, precisamente la lucha entre el (supuesto) Bien y el (supuesto) Mal que alimenta nuestros discursos y orienta nuestras elecciones. El deconstructor es el analista de la metafísica; pero, dado que de la metafísica no se sale, el análisis es también autoanálisis, y el filósofo se encuentra en la incómoda situación de Freud, el único psicoanalista que no pasó por un análisis didáctico.

Este punto es decisivo. Como ya recordé, Derrida enfatiza que los pares involucrados en la deconstrucción también tienen un valor axiológico: un término es bueno (por ejemplo, la voz o el espíritu); otro es malo (por ejemplo, la escritura o la materia). Mostrar la copertenencia y la implicación de ambos términos es efectuar aquello que Nietzsche se proponía realizar con la genealogía de la moral, donde se demuestra que «bueno» y «malo» no poseían originariamente los valores que les asignó el cristianismo, e inclusive podían tener significados inversos («bueno» es el noble que puede ser despiadado, esto es, («malvado», como en la civilización griega), y que de todas formas comparten un origen común, la voluntad de poder. El esclarecimiento reflexivo de tipo psicoanalítico adquiere, por consiguiente, el valor de una emancipación de tipo ilustrado, como liberación respecto de los prejuicios morales.

 

LA NATURALIZACIÓN DE LA METAFÍSICA. A diferencia de Derrida, Heidegger no examinó esta posibilidad al menos por dos motivos. El primero es su relativo indiferentismo moral, pero el segundo es una hipótesis historiográfica muy ardua, que Derrida no comparte.

Para Heidegger, como vimos, la Destruktion era la delimitación de un campo, la metafísica como nombre general de la tradición filosófica influyente y (al menos en la presentación que él hacía de aquella) una integración del método fenomenológico: la reducción suspende la actitud natural y nos lleva a un ámbito de puros fenómenos; la construcción delinea las estructuras formales de los fenómenos, y la deconstrucción intenta liberarnos de los prejuicios que pueden habernos guiado al definir las estructuras.

Ahora bien, después de 1927, Heidegger comentó a muchos autores de la tradición filosófica (y en parte literaria) de Occidente, con la finalidad de confirmar la historia de la metafísica como olvido del ser. La idea es que el devenir de la filosofía occidental se presentaría como el paulatino olvido del Ser oculto bajo los entes, es decir, como una decadencia que coincide con el avance del nihilismo. Y ese sería el prejuicio o el límite básico que pondría en dificultades nuestras formalizaciones, revelándolas como históricamente condicionadas.

También en Derrida existe la intención de develar lo oculto en filosofía y en literatura, excepto que falta la idea de un avance histórico (el Ser no está más oculto en Descartes o en Kant de cuanto lo estaba en Platón, y por sobre todo, no resulta especialmente evidente, por ejemplo, en Parménides), ya que la represión con que se enfrenta la deconstrucción no es histórica, sino estructural. De hecho, la deconstrucción no es siquiera un método al que se acceda con una elección deliberada, merced a la cual, así como uno decide obrar esa suerte de ascesis filosófica —la reducción fenomenológica—, también puede decidir deconstruir. La deconstrucción es, más bien, «aquello que acontece»: en la exacta medida en que la tradición metafísica (en suma, el modo en que piensan y se comportan los hombres) es una represión fracasada como cualquier otra, que deja tras de sí una montaña de síntomas y actos fallidos.

Puntualicemos: la Gramatología es una deconstrucción del trascendentalismo que muestra cómo el yo no es una instancia postrera, sino una huella escrituraria; sin embargo, si bien se mira, es esto mismo lo que suponía un trascendentalista clásico como Husserl, o lo que surge de las reflexiones con respecto al origen del lenguaje desarrolladas por Rousseau. No obstante, son deconstructores también los indios de Lévi-Strauss; en términos generales —más allá de la referencia a la escritura—, se puede denominar «deconstrucción» a todos los elementos de retorno de lo reprimido característicos de la psicología individual y colectiva.

Con ello, Derrida soluciona un problema serio e irresuelto en Heidegger y en Nietzsche (al menos en el Nietzsche de Heidegger), quienes, por una parte, veían por doquier la acción de la metafísica, pero, por la otra, no eran capaces de explicar su acción por fuera del círculo de los cultores de cuestiones filosóficas. Ciertos intentos de solución, en Nietzsche y en Heidegger, consistían en decir que las categorías fundamentales de la metafísica se ejercitan, de manera inconsciente, en el lenguaje, en la religión y en la técnica; pero subsistía el problema de que, a esa altura, personas con lenguajes, religiones o técnicas distintas de las de Occidente resultarían inmunes a la metafísica (en efecto, será la idea retomada por Foucault y por los etnólogos). Por el contrario, viendo en la metafísica una represión que obra como un tabú universal o como una neurosis colectiva, y entendiendo por «técnica» el elemento más ubicuo que puede haber, la inscripción que garantiza la iterabilidad, Derrida parece tener éxito en la empresa de naturalizar la metafísica y, simultáneamente, universalizar la deconstrucción.

¿Cómo funciona la deconstrucción? En concreto,[xvii] la deconstrucción funciona en tres etapas, que podríamos denominar «epojé», «diferencia» y «dialéctica».

1. Epojé. Para Husserl, la epojé era la suspensión de los prejuicios naturales, de la fe ciega en que los fenómenos que se presentan ante la conciencia se refieren a algo existente en el mundo exterior. Para Derrida, en cambio, como de costumbre, la epojé es moral: suspendemos por método todo aquello que, errada o acertadamente (de preferencia acertadamente, habida cuenta de que no es cuestión de optar por el mal contra el bien), constituye el entramado de nuestra experiencia, a partir de pares de opuestos fundacionales cuya relevancia moral puede parecer insignificante (¿qué hay de moral o de inmoral en privilegiar la voz por sobre la escritura?), y, sin embargo, nos condicionan precisamente desde un punto de vista axiológico. Para hacerlo, es necesario mostrar que cada término de la oposición depende del otro, es el otro diferente y diferido (y este es el nexo entre deconstrucción y différance, que nos ocupará en breve): típicamente, la forma, que es resultado de la retención, se revela como una materia diferida, demorada también en ausencia del estímulo; a la par de ello, lo inteligible se muestra como una versión diferida de lo sensible, idealizado y vuelto disponible por una repetición indefinida (del triángulo en la arena al triángulo en la cabeza y, además, a todos los triángulos de nuestra historia); cultura es también el nombre que toma la naturaleza tras verse sometida a las iteraciones de la técnica y de la ley.

2. Diferencia. La segunda etapa no consistirá en sustituir un término con otro, mediante esas subversiones simples cuya falsa radicalidad ya estigmatizó Heidegger. No habrá espacio para remitir la forma a la materia, lo inteligible a lo sensible, la cultura a la naturaleza, más que nada porque la materia (o la sensación, o la naturaleza) nunca se da en cuanto tal y siempre se presenta en determinada forma, de modo que con plena legitimidad puede sostenerse que la materia (por ejemplo) es una forma diferida no menos que la forma es materia diferente. Así, la Diferencia llega a ser la estructura total de la realidad: cumple la función que Hegel asignaba a lo absoluto.

3. Dialéctica. Por eso, como tercera etapa, la deconstrucción revela una dialéctica originaria, la dialéctica entre dialectizable y no dialectizable que Derrida mencionaba al comienzo de su itinerario, o la «raíz común» de Kant. Esa dialéctica no tiene una conclusión siquiera ideal, y privilegia lo negativo, con un evidente parentesco con la relectura de la dialéctica hegeliana propuesta por Adorno o, más simplemente, de acuerdo con la imagen, poco divertida pero expresiva, según la cual deconstruir significa serrar la rama sobre la que uno está sentado.[xviii]

Lo que surge de la deconstrucción no son tesis o elementos simples (de aquí el fastidio de muchos filósofos con respecto a Derrida: ¿por qué no propone tesis?; discutir con él es como trenzarse a puñetazos con la niebla),[xix] sino conceptos-límite, aquello que en la tradición de la dialéctica platónica se mantenía en la forma de la aporía, en la dialéctica trascendental de Kant daba lugar a antinomias indecidibles y en la dialéctica hegeliana daba lugar a lo absoluto.

 

II.3 ¿Qué queda después de la deconstrucción?

II.3.1 Aporías, antinomias, absoluto

APORÍAS. Examinemos en primer término las aporías.[xx] Una aporía se presenta cuando una indagación no logra alcanzar una solución. El ejemplo típico lo ofrece el Teéteto de Platón, donde se examinan y luego se descartan distintas definiciones de «conocimiento». Así, la deconstrucción no lleva a una solución, sino que da cuenta de los rasgos y los límites, los presupuestos inexpresados y las premisas históricas —es decir, en el léxico de Derrida, los «márgenes»— del concepto examinado. El análisis de los conceptos de «tiempo», «sujeto», «presencia», «metafísica» no lleva a conclusiones; revela implicaciones e interconexiones que nos vuelven más conscientes de nuestros prejuicios, filosóficos y de otra índole. Ello implica una ganancia cognoscitiva, aun cuando adopte las formas de una teología negativa.[xxi]

Sin embargo, el mayor beneficio es moral-práctico. Consiste no tanto en ver que el negro y el blanco nunca se dan puros, que en medio hay un amplio terreno gris (a eso llega nuestra sensatez sin esfuerzo), sino que justamente la polarización entre blanco y negro, siquiera a escala de ideal regulatorio, implica un parcial aturdimiento moral. De hecho, cualquier principio elaborado para regular el comportamiento, en la medida exacta en que define una esfera de responsabilidades, determina a la vez un margen de irresponsabilidad; también en la vida moral vale el principio de que cualquier determinación es una negación. Ahora bien, por más indispensables que sean las determinaciones, embarcarnos en la detección de aporías nos volverá más agudos.

 

ANTINOMIAS. Otras veces, la deconstrucción revela antinomias.[xxii] Una antinomia se presenta cuando ambas soluciones propuestas, y antitéticas, se muestran posibles, como sucede en la Dialéctica de la Crítica de la razón pura. La existencia de esas ideas, en la terminología que Derrida[xxiii] toma prestada del lógico y matemático Kurt Gödel, es un «indecidible», al menos en la esfera en que se plantea el problema, y requiere un salto de nivel, la referencia a un contexto más amplio y abarcativo, en el que la contraposición se revela como una complementariedad.[xxiv]

También en este caso, Derrida no hace de lo indecidible un principio de indiferentismo moral. Como vimos hace un instante, su idea es que existe moral precisamente porque existe lo indecidible, es decir, algo que no puede resolverse con un cálculo racional. Como ya señalaba Kant, si supiéramos todo no habría moralidad; por el contrario, hay elección justamente en el momento en que, ante la ausencia de alternativas inequívocas, uno se compromete para el futuro con lo que a todos los efectos es una apuesta o una promesa hecha no sobre la base de una constatación o un saber, sino de una opción ética.

 

ABSOLUTO. El absoluto al que llega Derrida es este principio mismo, de tipo moral antes que cognoscitivo, y aquí se reconocen las mayores diferencias con respecto al modelo hegeliano.

En primer lugar, la síntesis no se encuentra al final, sino al comienzo, es el origen no-simple. En ese sentido, el absoluto de Derrida es más similar al de Schelling, es lo indiferenciado que reside en el origen del diferenciamiento de dos series (naturaleza / espíritu; real / ideal; etc.). Puede decirse sin inconvenientes que es como la noche, cuando todos los gatos son pardos, excepto que, en rigor, Derrida demuestra poco interés por lo absoluto; lo urgen, más bien, los efectos de una desedimentación de los pares transmitidos por la tradición.

En segundo lugar, sin ninguna duda, si la síntesis se produce al comienzo, el porvenir está abierto. La de Derrida es una dialéctica no concluida, ya que se presenta como una filosofía de lo imprevisible y lo incalculable. El instante de la decisión es una locura, escribe Derrida citando a Kierkegaard, en el sentido de que —como ya vimos al analizar las antinomias— una decisión resultante de la sumatoria de todo cuanto la precedió no sería una decisión, sino la ejecución de un programa; la elección, en sus aspectos verdaderamente decisivos, libres, trasciende a todos sus antecedentes. Sin embargo, puesto que desde nuestro punto de vista finito no disponemos de la totalidad de las condiciones, nunca podremos decir si en verdad existe una decisión o un acontecimiento; con todo, debemos (moralmente) dar por sentado que sí existe, del mismo modo que, según Kant, a fin de que una moral sea posible, debemos suponer que somos libres, aunque desde un punto de vista teórico ello no está demostrado, y perfectamente bien podríamos ser fantoches en manos del destino.

En tercer lugar, el sentido global de lo absoluto en Derrida es el de lo indefinido al que se llega partiendo de lo finito, en el sentido de una radicalización (que también posibilita la muerte) de la «apertura de las posibilidades» en Heidegger. En términos banales: nunca está dicha la última palabra. Una vez más, esto resulta muy frustrante en el ámbito de la teoría, pero protege del dogmatismo moral. De hecho, para esta elección, Derrida no tiene otra justificación que no sea existencial: es «más bello», en más de un sentido, encontrarse ante una posibilidad que ante una necesidad. De modo característico, entre los distintos pensadores tan asiduamente frecuentados y revisados por Derrida falta a la convocatoria Spinoza; y, como veremos más adelante, el propio Marx es recuperado en su condición de utopista y mesianista, no en la de pensador de la necesidad.

Esas nociones se articularán, en el Derrida más reciente, como una apertura mesiánica, en la cual lo trascendental aparece como una pura condición de posibilidad. El dato, lo que está presente, es deconstruido en cuanto a sus condiciones y se revela como una estructura de remisión; esta estructura está abierta a un porvenir indeterminado. No importa si lo tratado es la dialéctica entre arqueología y teleología, como en la Memoria de 1953-54, o bien la tesis básica de La voz y el fenómeno, conforme a la cual la cosa misma es una estructura que se sustrae, que nunca se da por entero; siempre debemos habérnoslas con sólo un movimiento de fondo, que pone en crisis la determinación del ser como presencia. Ahora bien, el resultado de la deconstrucción es precisamente la diferencia, que combina el absoluto hegeliano con el primado (típico del existencialismo del siglo XX) de la libertad y de la posibilidad por sobre la necesidad.

 

II.3.2 Diferencia / Différance

DIFFÉRANCE. Corresponde, ante todo, llamar la atención sobre la formulación proporcionada por Derrida en la conferencia de enero de 1968 titulada La différance.[xxv] En francés, «diferencia» se escribe différence; différance —que no existe, fue acuñado por Derrida—es un homófono, esto es, se pronuncia de igual manera pero se escribe de modo distinto, con la grafia a en lugar de una e. En francés, el sufijo -ance tiene valor de gerundio, lo cual motiva la variación ortográfica. En italiano no hay necesidad de tal variación: se puede traducir perfectamente différance como differenza, que indica (en consonancia con las intenciones de Derrida) tanto el hecho de que dos cosas son distintas (por ejemplo, la voz es distinta de la escritura) como el acto de diferir, en el sentido del verbo latino differre, aplazar, que implica una dimensión temporal.

La différance es, pues, tanto el hecho de que dos cosas son distintas cuanto el acto de diferir, posponer en el tiempo; en el primer caso, es una forma nominal, un sustantivo, mientras que en el segundo es una forma verbal. El aserto dialéctico de Derrida reside en que el hecho es resultado del acto: lo que se presenta como diferencia entre dos cosas (denominado por Aristóteles «diferencia específica») es resultado de diferir (en la acepción de differre), vale decir, de un movimiento temporal que obró de modo tal que de una raíz común surgieran dos resultados distintos.

Ya Hegel, y tras él Heidegger, en Kant y el problema de la metafísica (1929), era de la opinión de que la mejor versión de la imaginación trascendental es la proporcionada por la temporalidad, que constituye el motor de la dialéctica. El tiempo es tanto la materia de que está hecha el alma como algo que está en el mundo; es lo que Hegel denomina «sensible insensible». El tiempo crea la alquimia de los opuestos. Lo vivo muere, lo muerto surge a nueva vida; aquello que hoy es nuevo, mañana será viejo. Fuera de amplias metáforas, lo sensible, almacenado en la memoria, deviene inteligible; la presencia deviene recuerdo. La dialéctica, que conserva y a la vez supera, consiste precisamente en este proceso, que se reencuentra en la escritura, en la huella que se imprime en el alma, transformando la sensación en concepto, esto es, definiéndola como posibilidad de iteración.

Así, ambas polaridades diferentes, sensibilidad e intelecto, mundo y mente, aparecen como el resultado de un diferir temporal: la sensibilidad es un intelecto diferente porque es un intelecto diferido, y viceversa; el mundo es una mente diferente porque es una mente diferida, y viceversa. Surge entonces una circularidad: la deconstrucción echa luz sobre la diferencia que está en la médula del ser, pero, a su vez, la diferencia fluidifica todo lo estable.

 

MATRICES CULTURALES. Uno de los méritos del ensayo de 1968 consiste en que Derrida presenta la lista de las matrices culturales subyacentes en su teoría: Heidegger, Husserl, Hegel, Freud, Saussure, Nietzsche.

La referencia a Heidegger se da por descontada. Heidegger habló de «diferencia ontológica», vale decir, de la diferencia entre ser y ente. La idea básica es que la metafísica tiene una tendencia objetivista a confundir los entes —las cosas que se presentan en la experiencia— con el ser, que se oculta por debajo de aquellos. Un aporte para el esclarecimiento en ese sentido es realizado, sin embargo, por el trascendental kantiano, con relación al rol del sujeto en la experiencia; y Heidegger toma esa vía resaltando que lo trascendental no es ante todo una instancia cognoscitiva, sino una situación existencial, es un Dasein que está en el mundo: es el hombre, que tiene un vínculo esencial con el tiempo.

De aquí el pasaje a la segunda matriz cultural, la dialéctica y hegeliana. Hegel se había propuesto, a lo largo de todo su trabajo, rescribir la Crítica de la razón pura otorgando más espacio a la temporalidad. Eso no significa que de una parte esté el intelecto y de la otra las cosas del mundo: cosas e intelecto están recíprocamente vinculados mediante la temporalidad, que es el verdadero puente entre yo y mundo, entre espíritu y naturaleza. Tal como recordé anteriormente, en la década de 1930 Kojève había propuesto una lectura de la dialéctica de Hegel en términos de diferencia, y con un fuerte acento existencialista. En el momento en que el hombre se da cuenta de que todo es en el tiempo, y de que morirá, nace el espíritu, conciencia de la caducidad de todas las cosas. Su vida es muerte diferida; pero la muerte es también vida diferente, lo que permanece una vez que el hombre ha fallecido como naturaleza y sobrevive como institución e historia, esto es, en palabras de Derrida, como escritura.

Con eso se llega a la tercera matriz básica, más moderna, por así decir, proporcionada por Freud, Nietzsche e inclusive Saussure. Todo es en el tiempo, en el diferimiento que instituye las diferencias. Nada hay de estable o de dado en los pares de opuestos de la tradición: son meras diferencias de tiempo, exactamente como un momento t1 es distinto de un momento t2 porque viene después, y no por otra causa: lo inconsciente no es una estructura compacta, se crea como diferencia respecto de la conciencia; la misma voluntad de poder, en Nietzsche, no es un fundamento metafísico que constituya un mundo por detrás del mundo, como sucedía en Schopenhauer, sino una diferencia entre fuerzas de mayor o menor magnitud; y el proceso de significación, en Saussure, el hecho de que palabras y signos quieran decir algo, no está inscripto en su esencia, sino que depende de su disposición con respecto a otras palabras o signos, de modo que no es identidad, sino diferencia.

En estos términos, se comprende que lo buscado por Derrida es una estructura originaria, justamente como lo deseaban Husserl con la idea de una ontología formal, Kant o Heidegger mediante lo trascendental, Nietzsche con la voluntad de poder y Freud con la tópica conciencia/inconsciente. Y, obviamente, los estructuralistas que dominaban la atención cuando él había empezado a trabajar acerca de Husserl. Con una salvedad: la estructura es un devenir; la ontología de Derrida no es la de Parménides, sino la de Heráclito.

 

APLAZAMIENTO Y SUBVERSIÓN. Excepto en la conferencia de 1968, Derrida nunca presentó un tratado en que se explicaran los pormenores del funcionamiento de la diferencia; más bien, intentó utilizarla como un recurso para enfrentar los textos de la tradición filosófica, y precisamente (de acuerdo con las necesidades presentadas por la deconstrucción), como un medio para fluidificar las dicotomías tradicionales: forma (buena) versus materia (mala), voz (buena) versus escritura (mala), naturaleza (buena) versus técnica (mala), etcétera.

Con respecto a esas contraposiciones, el juego del filósofo crítico consiste en tomar partido por la instancia reprimida. El materialista revalorizará la materia contra el espíritu; el historicista alabará la técnica en contra de la naturaleza, y así sucesivamente, en plan de subversión; de esta manera las contraposiciones quedarán en pie. Este juego puede proseguir al infinito: después de un materialista, siempre resurgirá un idealista; después del historicista llegará siempre el turno del naturalista.

Ahora bien, ante este decepcionante ciclo histórico, Derrida se vale de dos líneas guía. La primera, precisamente, lo lleva a rechazar las subversiones simples, que mantienen intacta la jerarquía y se prestan siempre a otra vuelta de la rueda; más beneficioso resulta remontarse a los orígenes de la estructura, mostrar la articulación fundamental en que se funda la contraposición. La segunda es la advertencia de que un trabajo de ese tipo se realiza esencialmente en el plano de una filosofía de la cultura, aunque fuera muy elaborada; no conviene realizar incursiones en la naturaleza.

 

HACIA LA ACTUALIDAD. Como ya estamos empezando a ver, ese es el punto decisivo. Como la mayor parte de los filósofos de su generación, Derrida está persuadido de que la filosofía es algo esencialmente distinto de las ciencias y de que no conoce, por ejemplo, un auténtico progreso; más bien habrá de desarrollar una creciente autoconciencia. Probablemente, la tesis acerca de la imposibilidad de superar la metafísica, trasladada a términos menos académicos, es indicativa de esa persuasión. En efecto, si se está ampliamente familiarizado con la tradición filosófica, es posible demostrar las insuficiencias de las dicotomías de que se nutre. Puede deconstruirse la contraposición entre conciencia e inconsciente, naturaleza e historia, historia y estructura, forma y materia, literatura y filosofía, y con ello obrar una verdadera crítica y una verdadera ilustración. De todas formas, pasada la etapa deconstructiva o insurreccional, cabe preguntarse qué otra cosa puede hacerse.

Por cierto, no construir una teoría general de la diferencia, esto es, replantear la Lógica de Hegel ciento cincuenta años después, ni una teoría general de la huella, esto es, replantear la Crítica de la razón pura doscientos años después; tampoco una ontología formal en el estilo de Husserl, porque la tesis de base es que la diferencia no representa una estructura reconocible, sino un inconsciente. ¿Qué hacer, entonces? En cierto punto, Derrida parece haberse cansado de psicoanalizar el pasado griego y alemán de la metafísica, y empieza a hablar más de sí mismo y de la actualidad, transfiriendo lo adquirido en la deconstrucción de la tradición filosófica: en otros términos, mediante la confrontación con el pasado, en un diálogo con el presente.

 A III. 1980-...: Objetos sociales

 


 

[i] L’écriture et la différence, op. cit., incluye los siguientes ensayos: Force et signification (1963), Cogito et histoire de la folie (1963), Edmond Jabès et la question du livre (1964), Violence et métaphysique. Essai sur la pensée d’Emmanuel Lévinas (1964), «Genèse et structure» et la phénoménologie (1959, pero publicado en 1965), La parole soufflée (1965), Freud et la scène de l’écriture (1966), Le théâtre de la cruauté et la clôture de la représentation (1966), De l’économie restreinte à l’économie générale. Un hégélianisme sans réserve (1967), La structure, le signe et le jeu dans le discours des sciences humaines (1966, pero aparecido en 1970 en las actas del congreso en que fue pronunciado como ponencia), Ellipse (inédito).

[ii] De la grammatologie, París: Minuit, 1967 (trad. al italiano de AA. VV, Della grammatologia, Milán: Jaca Book, 1969). Retoma «De la grammatologie» (en Critique, XXI, 223, y XXII, 224, diciembre y enero de 1966), que corresponde a la primera parte del volumen, y «Nature, culture, écriture. La violence de la lettre de Lévi-Strauss à Rousseau» (reelaboración de dos conferencias dictadas dentro del marco del curso «Écriture et civilisation», École Normale Supérieure, año académico 1965-66; incluido luego en Cahiers pour l’analyse, 4, 1966), que corresponde a la segunda parte.

[iii] Introducción a L’origine della geometria, op. cit., pág. 86; La voce e il fenomeno, op. cit.

[v] Ahora incluido en Marges de la philosophie, op. cit.

[vi] Marges de la philosophie, op. cit. Incluye: Tympan (1968, inédito), La différance (1968), Ousìa et grammè. Note sur une note de Sein und Zeit (1968), Le puits et la pyramide. Introduction à la sémiologie de Hegel (1970), Les fins de l’homme (1969), Le cercle linguistique de Genève (1967), La forme et le vouloir-dire. Note sur la phénoménologie du langage (1967), Le supplément de copule. La philosophie devant la linguistique (1971), La mythologie blanche. La métaphore dans le texte philosophique (1971), Qual quelle. Les sources de Valéry (1972) Signature, événement, contexte (1971).

[vii] La dissémination, op. cit. Incluye: Hors livre. Préfaces (inédito), La pharmacie de Platon (1968), La double séance (1970), La dissémination (1969).

[viii] Positions, París: Minuit, 1972 (trad. al italiano de M. Chiappini y G. Sertoli, Posizioni, volumen al cuidado de G. Sertoli, Verona: Bertani, 1975). Incluye las siguientes entrevistas: Implications. Entretien avec Henri Ronse (1967), Sémiologie et grammatologie. Entretien avec Julia Kristeva (1968), Positions. Entretien avec Jean-Louis Houdebine et Guy Scarpetta (1971). En la traducción italiana se incluyó Auer l’orecchio per la filosofía. Colloquio con Lucette Finas (1972).

[ix] Cf. el listado en la bibliografía in fine.

[x] Force et signification (1963), ahora incluido en L’écriture et la différence, op. cit.

[xi] Escrito en 1968, ahora puede leerse en La dissémination, op. cit.

[xii] Parergon (1974-78), ahora en La vérité en peinture, op. cit.

[xiii] Le puits et la pyramide (1968), ahora incluido en Marges de la philosophie, op. cit.

[xiv] La bête et le souverain, 2001-02, inédito.

[xvi] Psyché. Inventions de l’autre, París: Galilée, 1987, pág. 388.

[xvii] En las entrevistas compiladas en Positions, op. cit., se podrá hallar amplias autorreflexiones sobre el concepto de «deconstrucción».

[xviii] J. Culler, On Deconstruction. Theory and Criticism after Structuralism, Ithaca y Nueva York: Cornell University Press, 1982 (trad. al italiano de S. Cavicchioli, Sulla decostruzione, Milán: Bompiani, 1988).

[xix] H. Putnam, Renewing Philosophy, Cambridge: Harvard University Press, 1992 (trad. al italiano de S. Marconi, Rinnocare la filosofia, Milán: Garzanti, 1998).

[xx] Apories, París: Galilée, 1996 (trad. al italiano de G. Berto, Aporie, Milán: Bompiani, 1999).

[xxi] Comment ne pas parler. Dénégations (1992), ahora incluido en Psyché, op. cit.

[xxii] Les antinomies de la discipline philosophique (1986), incluido en Du droit à la philosophie, París: Galilée, 1990 (trad. al italiano de E. Sergio, Del diritto alla filosofia, Catanzaro: Abramo, 1999).

[xxiii] Introducción a El origen de la geometría, op. cit., pág. 39.

[xxiv] A. Plotnitsky, Complementarity. Anti-Epistemology after Bohr and Derrida, Durham y Londres: Duke University Press, 1994.

[xxv] Más tarde incluida en Marges de la philosophie, op. cit.

Principal

En francés

Textos

Comentarios

Restos

Fotos

Cronología

Bibliografía

Links

Sitio creado por Horacio Potel