Jacques Derrida

 Derrida en castellano

Nietzsche
Heidegger

Principal

En francés

Textos

Comentarios

Fotos

Cronología

Bibliografía

Links


+ R (además)*

Jacques Derrida

Traducción de María Cecilia González y Dardo Scavino, en DERRIDA, J., La verdad en pintura, Paidós, Buenos Aires, 2001. Edición digital de Derrida en castellano.

 

y si, aunque el resonamiento en esta lengua diferente todavía los desoriente, a mí me gustaran las palabras para traicionar (para tratar, triturar, arrastrar, tramar, trazar, acosar).[i]

 Valerio Adami en 1997
Algunas obras de Adami

Por ejemplo, para traicionar a Adami, para ser un traidor a su trabajo, yo me dejaría dar un marco.

 

Lo exhibiría sin resto? Cómo evaluar la economía de los medios, las coacciones de un vencimiento (tantos días, pero es más retorcido, procedo a partir de una acumulación difícil de medir), de un formato (tantos signos, pero pliego y multiplico los tropos, sobredetermino los códigos, relleno las lenguas y los márgenes, capitalizo la elipsis, hasta cierto punto que me interesa pero que veo mal), y luego lo que llaman las condiciones-de-la-reproducción, el mercado-de-la-pintura: pero también de la firma, de la escritura e incluso, tomada aquí en cuenta, de la tachadura <o el trazo>.

 

Él dibujaba con la goma, y es así que tacha.

¿Qué hace con el mercado de los marcos y de los márgenes?

 

Walter BenjaminHablar de esto con toda evidencia no le alcanza. Ni el enunciado de una tesis al respecto.[ii] Benjamin, retratado aquí, prescribe a El autor como productor que no se contente con tornar posición, mediante discursos, respecto a la sociedad y que nunca, aunque se trate de tesis o de productos revolucionarios, provea un aparato de producción sin transformar la estructura misma del aparato, sin torcerlo, traicionarlo, atraerlo fuera de su elemento. Luego de hacerlo caer en la trampa, habiéndolo tornado literalmente, o sofrenado,[iii] con una mala jugada.

 

Aquí mismo, vean, ha forzado un marco. Lo puso al desnudo y lo dio vuelta, ensañándose en dislocar los ángulos, hurgando en los rincones. A tergo, haciendo creer que se podía girar alrededor, dar la vuelta a la propiedad, pasar detrás de la reproducción especular.

Estudio para un dibujo a partir de "Glas" (una de las dos caras de lo que será un serigrafía con dos caras)

Adami: Estudio para un dibujo a partir de "Glas" (la otra cara)

Pero ahí donde el dorso se vuelve cara, ya estaba el texto: letras iniciales ya escritas, con lo que ustedes creen que es su mano, por alguien que aquí escribe yo, que dice (¿qué?, lean, miren) aquí y ahora, pero letras que desde siempre son atraídas a Glas por una increíble escena de seducción entre Rembrandt y Genet. Con pasaje al acto, por supuesto, como se entiende la seducción en psicoanálisis.

 

Poniendo el marco por delante, empujándolo sobre la escena, maltratado, bajo los proyectores, él tachó márgenes, escribió, y por lo tanto tachó, lo que hacía; dibujó, punto por punto, lo que escribía, o más bien lo que tachaba: estos Márgenes que intentaré en vano reapropiarme como una renta o un título.

 Adami: Concerto a quattro mani

Mediante este doble gesto, y este móvil de una cita, ya, del doble grabado (disco y dibujo), Concerto per un quadro di Adami, él necesitaba dos veces dos manos. Compone, descompone: entre otras piezas con partituras que he fingido firmar, en que la necesidad de tocar con varias manos, en más de un pentagrama, insistía desde hace mucho («Dos textos, dos manos, dos miradas», Ousía y grammé; «Está ahí como la sombra del libro, el tercero entre las dos manos que sostienen el libro, la diferencia en el ahora de la escritura», Elipsis; «Por lo menos hacen falta dos manos para hacer funcionar el aparato, y un sistema de gestos, una multiplicidad organizada de orígenes. Hacen falta varios para escribir y también para «percibir». La estructura simple del mantenimiento y de la manuscritura es un mito, una «ficción» tan «teórica» como la idea del proceso primario», Freud y la escena de la escritura).

El Concerto a quattro mani se interpreta dos veces invirtiendo la orientación de las manos: delante de un espejo, bajo un espejo, detrás del espejo. La extraña manufactura desvía la especulación, presenta lo que la presenta, detrás del espejo, en y bajo cubierta. Por consiguiente, esta forma parte de sí misma, pedazo de un expositor <présentoir> que, por encontrarse a la vez adentro y afuera, manipula en varios registros un objeto que no obstante lo desborda. Y finge representar un instrumento no representativo (por ejemplo, un piano).

Adami: Concerto a quattro mani

Pero también, distraída vagamente por el humo de un cigarrillo, de una danza quirúrgica, haciendo un coro <chœur> con los dedos. En Viaggio all’est se trata de la boca en forma de corazón <cœur>.

Al cubrir, a partir de su título, la totalidad de una serie de la cual no es, sin embargo, un pedazo, de un conjunto del cual solo es un instrumento, ¿el concerto se adueña de la poderosísima galería (una palabra que extraigo de otro dibujo)? ¿Estropea el sentido de la marcha o del mercado? Es una pregunta que vuelve con cada dibujo, cada título, cada trazo. Por todas partes la misma estratagema. Trazo a trazo, idéntico, cada uno vale para todos pero nunca le deja la menor oportunidad, por este hecho, a la equivalencia.

¿Qué sucede cuando una plus-valía se pone en abismo?

 

¿A qué habré, pues, cedido? A quién.

 

En lo que a la pintura se refiere, acerca de ella, a su lado o por encima, el discurso siempre me parece necio, a la vez docente y encantador, programado, actuado por la compulsión magistral, siempre poética o filosófica, y más aún cuando es pertinente, en situación de charlatanería, desigual e improductivo con respecto a lo que, de un trazo, prescinde de este lenguaje, que permanece heterogéneo con respecto a él y le prohíbe cualquier vuelo. Y luego, si debo simplificar sin vergüenza, es como si hubiera habido, para mí, dos pinturas en la pintura. La primera corta el aliento, es ajena a cualquier discurso, consagrada al presunto mutismo de «la-cosa-misma», restituye, en un silencio autoritario, un orden de presencia. Por lo tanto motiva o despliega, denegándolo totalmente, un poema o un filosofema cuyo código me parece agotado. La otra, la misma pues, voluble, inagotable, reproduce virtualmente un antiguo lenguaje, atrasado con respecto a la punta de un texto que me interesa.

En la punta de este texto (texto general, todavía no voy a definirlo en todos los engranajes o las energías de su dispositivo) me esperaba la firma angulosa de Adami. Avanzada sorprendente y simultánea en todos los frentes (histórico, teórico, formal, político, etc.).

Cedí, pues, incluso antes de saberlo, como si hubiera leído por adelantado, escrito antes de escribir, prescrito, prendido, entrampado, pescado. Y luego eso me concernía. Haciéndome hablar, eso me hacía caer en falta pero era demasiado tarde y me habrá servido de lección.

Adami: Estudio para un dibujo según "Glas"

Por ejemplo, en el dibujo con el pez que bautizaré Ich: sin autorización del autor, para sacárselo por mi parte y mantenerlo en el extremo de mi línea, de una linea aparentemente simple, sin torniquete, sin la máquina interpuesta que gira y pesca completamente sola bajo las ruedas del tren, en La meccanica dell’avventura (que data del mes siguiente).

 

Ich, cuerpo arrancado de un pez, cuerpo extranjero de una palabra para interesar otra lengua (Adami lo suele hacer) en el juego de las firmas y en el afán agonístico que especula sobre el yo. Cuerpo truncado o matriz sobrecargada (hay tantas en Adami), carnada para el falo crístico (Ichtus), pista, grafo o traza (Ichnos) de un bocado sin voz.

Doy la traducción de Ich.

 

Glas (se exigirá que me cite a mí mismo, pacientemente, hablo aquí de Ich y lo expongo como otro, y cada uno) acosa en todos los sentidos la operación del deseo bautismal que entra y sale pero nunca retiene, como Ich, ni en el agua ni fuera del agua.

 

Dos páginas (doble columna, doble banda) están reunidas aquí, con un broche llamado espiral, como en un cuaderno. ¿Codicarium? ¿Quateruarium?, cuatro lados en todo caso, un soporte igualmente cortado en cuatro según un desfasaje interno de la encuadernación y un límite oblicuo como la superficie de las aguas.

Pescada en Glas, sacada fuera del mar, fuera de su elemento, una frase parece durar, continuar y cortarse a la vez: primero en sí misma, de izquierda a derecha, interrumpiendo su propio movimiento y reconstituyéndolo luego, con un salto por encima de la encuadernación, por encima del margen doméstico o la articulación. Tomando impulso sobre su gl a penas articulable. Aquí todo se marca apenas. El enunciado no se corta solamente en el interior sino también en sus bordes externos, en la guillotina. «Lo que me corta y me sopla a la vez todo el resto» se escribe y se lee así, se performa cortando y soplando todo el resto, haciendo lo que dice hacer, dibujando lo que está escribiendo. Los marcos que encuadran son saltados, los márgenes saturados, pero en abismo. Ich sumergido una vez más («la zambullida consonante») en el momento mismo de la pesca y del bautismo, en un elemento sin fondo. ¿El falo crístico sale del mar? No hay costa, ya no hay borde, por cierto, pero se nombra el borde: «el ángulo siempre es para mí un borde de tumba».

 

Mi firma -¿quién podrá atestar su autenticidad en esta reproducción de reproducción?, ¿y si Adami la hubiera imitado, como mi escritura?, ¿y si yo hubiera imitado la suya en el ángulo izquierdo?- mi firma también está cortada, antes del da. Lo que se separa -cae por la borda- es también un pedazo del nombre del otro (da) y uno de los motivos más obsesivos de Glas.

El da no está ahí, hic et nunc, pero no falta. ¿Cómo el color? Habrá que verlo más tarde: lo que se compromete con fuerza en la caída monumental -cae por la borda.

Ich: este cuaderno de dibujo toma en broma, por adelantado y para siempre, las disertaciones de las cuales querríamos cubrirlo con aplicación, en el género «pintura y/o escritura», «la retórica del trazo», «historia y funcionamiento de la leyenda en la semiótica de Adami», «la reinscripción del título», «la subversión político-sinecdóquica del cómic», etc.

Marco solamente el acontecimiento del Ich. Si la estructura de este es singular, aunque ya no se refiera a lo que la conciencia o la percepción aprehenden en calidad de singularidad, cada dibujo de Adami es afectado por un acontecimiento. «Global», diría Genet. Yo agregaré chocado de frente o telescopeado, ya que la dramaturgia ama la intrusión violenta del aparato óptico que de lejos reúne y trastorna, hace entrar uno en el otro, tanto como en el acontecimiento cuyo relato precipita.

La frase que atraviesa las alturas de Ich se deja descifrar hasta cierto punto, quiero decir que se deja descifrar en el sistema de la lengua. Dejo esta lectura: la polisemia, incluso la diseminación, la arrastran lejos de cualquier orilla, y le impiden, a lo que ustedes llaman un acontecimiento, ocurrir alguna vez. Dejen flotar la red, el juego infinitamente retorcido de los nudos y de las mallas que toma esta frase en su trazado.

Me contento con tirar de un hilo para intentar, pero aún en vano, captar lo que ocurre. Noto en primer lugar que cada letra, cada palabra se presenta, y por lo tanto aparece, como trazo o forma, fuera de la lengua. Pero sin limitarse a reproducir, por semejanza o analogía, lo mismo que se dice o se muestra. Cada letra tiene sin duda la forma arqueada, tensa, la rigidez convulsiva y ligeramente curvada, la suave flexión de un falo erecto o del pez entre la vida y la muerte, todavía colgado del anzuelo (una suerte de bocado también), arrancado a su elemento pero saltando todavía, deseo que danza por primera y última vez con un sobresalto: ya no hay más aire. Y cada letra sin duda, gl sobre todo, señala lo que se muestra como lo que se dice: superficie resbaladiza, carácter anguloso, palabra ángulo, borde de tumba, firma ganchuda. Cada letra, bocado o pedazo <mors ou morceau> de palabra, se escribe con dos manos, sobre cada página, dos veces dos manos: escritura formal, escritura discursiva, picto-ideo-fonograma para un solo concierto, dominado por un solo instrumento.

¿Pero gl ? ¿Su gl? ¿el sonido gl, el gl del ángulo <angle>, su gl? Esta escritura apenas pronunciable no es un morfema, tampoco una palabra si uno se abstiene de atravesar, nada lo autoriza, el paso[iv] de sentido. gl no pertenece al discurso, ni tampoco al espacio y nada garantiza el pasado o el futuro de una pertenencia semejante. Sin embargo, lo suspendido ya no es un fonema insignificante, el ruido o el grito que oponemos ingenuamente, como la naturaleza o el animal, a la palabra. Resistiendo al discurso del pescador, el ruido figuraría la pintura si no le siguiera siendo tan irrepresentable: no el grito (o el pedazo de voz) en la pintura, sino el estallido de la palabra en el dibujo, o la mancha de color en la grafía o el trazo en el color. Rebelde al comercio sosegado, al intercambio regulado de los dos elementos (lexical y pictórico), a punto de agujerear la articulación de la escritura discursiva y de la pintura representativa, ¿no se trata de un acontecimiento salvaje, casi inenarrable?

Adami lo hunde cerca de la cola del pez, no lejos de la encuadernación articulada, en el ángulo inferior del cuarto de página, en el lugar de hundimiento del límite, sobre y bajo el mar. Movimiento de supervivencia, condena a muerte, zozobra final, sobresalto arqueado, sofrenado. Atrapado en las mallas o las escamas angulosas del ichtus, como la firma de Adami, más bien su sigla, porque si las letras componen un cardumen, una banda de erecciones errantes a la agonía, en cambio el pez dominante, el que muerde mejor y dice yo (estoy muerto) o hoc est corpus meum, saca del mar un cuerpo de escritura escamada, una superficie literal, homogénea con las iniciales del signatario.

Como gl no se reduce ni a una forma espacial (el impulso de lectura glótica hacia una burbuja casi imposible, lo arranca de golpe (ictus) de la superficie) ni a un logograma (ni siquiera es el antiguo fragmento de una palabra o el extracto <ex-trait> de un discurso), Ich estalla de golpe, como el pez, y el lenguaje y el cuadro.

Yo diría con un golpe de música si esta palabra no corriera el riesgo de dejarse apresar todavía en un sistema análogo. De una danza, entonces, danza de muerte en la cola del pez, de un ritmo impreso en la cola. Y por la cola laminada. Rythmós, como se sabe, ha llegado a significar al mismo tiempo la cadencia de una escritura y la ondulación de las aguas. Impreso aquí en el mar matricial -el hombre-pez sublimando a muerte por un poco más de aire-, en las ondas, en la superficie ondulada de una música acompasada por la cola furiosa de Ich.

Suelo o abismo del cuadro: tocando en el fondo del mar, alga recta y muy viva, autóctona, o galera naufragada, restos inmóviles y monumentales, un verso ya «citado» en Glas, aquí vuelto a pescar desde muy alto, entre comillas, de los ángulos, de las negras también sin pentagrama. En el comienzo se trataba del primer verso de un poema malo que publiqué a los diecisiete años en una revistita mediterránea que luego desapareció y cuyo único ejemplar abandoné en un viejo cofre de El-Biar.

No conservo, preservándome de ello, sino la memoria de esta primera línea, en el fondo de una escena en la que desde siempre debí saber cómo darme muerte.

Glas emerge de allí en pedazos, en dos oportunidades, cortado de sí mismo, una vez en glu, en el interior de una sola palabra, otra vez inaparente o inaudible, separado de sí mismo por el quiasmo entre las dos palabras: se lee, se ve escrito o dibujado, silenciado (étang lait <estanque leche, que se vuelve leche, estrangulada <étranglé> sin r, etc.[v]).

Esto no está en Glas, hay que remitirse, por ejemplo, a la página doscientos diecinueve y a sus inmediaciones.

El cuerpo de la palabra «ahogada», la «ahogada», flota entre dos aguas, un poco por encima del fondo, cuerda distendida lejos de su anclaje en la frase, letras agrandadas a la deriva, imagen dilatada, límites ensanchados a través de antiparras submarinas.

Dos líneas de fuerza trabajan o dinamizan este cuadro de pezca (como cuando se dice cuadro de caza), dos pulsiones de muerte se cruzan en x, doble diagonal para mantener en vida toda la superficie ocupada, las dos veces dos partes. Una muerte empuja, atrae o retiene hacia abajo, del lado del ángulo inferior derecho (ahogamiento y columna descendiente). La otra muerte, igualmente despiadada, sublime, se eleva en el ángulo opuesto (asfixia del falo extraído del mar y columna ascendente). Se salva de ahogarse atrayendo la bestia, bien viva, fuera de su medio.

 

Se puede describir hasta el infinito la toma instantánea de Glas por Ich, la influencia de Ich sobre Glas. Sería completa si el todo de la presa, no tuviera, ya, algo de simulacro. Prefiero marcar por qué no puede dar lugar a ninguna representación ilustrativa. Ni en un sentido ni en el otro. Y cualquier reevaluación que se le pueda acordar a esta ilustración, habría más bien que llamarla lustración. La escena llamada Ich resulta inhallable en Glas y no reproduce nada. Desde luego, captura y atrae hacia ella toda una maquinación piscicultural, ritmada por la lógica de la doble banda (double bind) o sostenida por el llamado argumento de la funda. Así, por ejemplo, en lo que se refiere a dar el nombre o el título: «Pero don de nada, de ninguna cosa, este don se apropia violentamente, harponea, apresa lo que parece engendrar, penetra y paraliza, de golpe, al donatario así consagrado. Magnificado, este se convierte un poco en la cosa del que lo nombra o lo apoda...». O incluso: «el texto nombrado de Genet, no lo comprendemos aquí, no se agota en el bolsillo que corto, coso y uno. Es él quien lo agujerea, lo harponea primero, lo mira; pero también lo ve escapársele, llevar su flecha hacia parajes desconocidos». Y en cuanto a la necesidad de elaborar bajo la funda, «todo esto debe permanecer bajo la funda... hay más goce... cuando se hace como si el pez quedara entero, todavía vivo, tanto más móvil, resbaladizo, huidizo, cuanto se sabe amenazado». Y puesto que está el ángulo y la onda, la insistencia infatigable y preocupante de las uñas en todos los dibujos de Adami (salvo, justamente, en los tres dibujos congéneres de Glas; se trata por una vez de dispositivos sin manos, nada humano tampoco aparece en ellos como tal: «piezas de convicción» y «teatro de un crimen» concluye Benjamin ante las primeras calles vacías fotografiadas por Atget), que se lea en esta doble página (274) la asociación de los peces y las uñas. Luego Gabrielle, madre de Genet, nombre matricial de todo el libro, es un «pez luna».

 

Y sin embargo Ich revela, sin negativo, una escena que en ningún caso puede encontrarse en Glas ni representarlo bajo ningún aspecto. Al menos por esta razón: Ich performa su propia operación, la violencia ganchuda, acerada, de una captura que se apodera de un inconsciente (examinen las armas, el molinete de La meccanica, las hileras de anzuelos debajo de la mano de Freud in viaggio; hay, sí, el trabajo y la fuerza, la habilidad incomparable, la agresividad, los ardides o el deseo del pescador-analista, y luego esta x en el lugar de la cual se nombra el golpe de suerte o la ocurrencia genial: la línea flota un momento, como la atención, luego vibra y se tensiona de golpe, muerde. Hace falta también que la bestia se rinda), hace de un texto, de una firma, de un Ich, su presa perseguida, esta traza piscifálica, la acosa y la arrastra fuera de sí, para mostrarle, dejarle ver, finalmente, muerto, lo que no podía darse a sí mismo. Adami dibuja aquí (lo) que dibuja, muestra (lo) que hace, simulando mostrar algo con la otra mano, muestra lo que pasa, lo prohibido para Glas, fuera de alcance para su signatario. Ich firma el reverso absoluto de un texto, su otra escena, pero también muestra que muestra, dibuja la galería, la mostración, la exhibición o, si ya no queremos hablar las otras dos lenguas de Adami, expone la exposición. Por añadidura, por encima del mercado. No encima del mercado, se trataría del señuelo en el cual ustedes todavía se dejarían atrapar, sino para poner en juego, o en abismo, los simulacros destructores de la plus-valía. Sin que esta auto-exposición (ni la Autobiografia) vuelva a apropiarse algo, sin que se descubra o se iguale alguna vez en alguna verdad surgida del agua: la sofística, decía Platón, como pesca con línea. En el rigor y la severidad alegre del trazo, impasibilidad de una línea que nos deja estupefactos, la disyunción trabaja cualquier igualdad posible, disloca, disocia, desencaja, desfasa, trunca, interrumpe. Pero sobre la otra escena, en la otra mano, la fuerza unificante de una erótica repara, sostiene, adjunta, reconstituye la «integridad en la dispersión» (Jacques Dupin). La misma pulsión tensa y tira de los dos lados. Y conecta directamente, uno sobre otro, dos inconscientes.

Adami: Autobiografía

Adami: Elegy for young lovers

El acontecimiento es inenarrable pero el relato se encadena. Exponer el reverso de la exposición pero sin superación posible: este simulacro de Ich se vuelve a mostrar, a tantas potencias superiores, en la doble banda dibujada, el doble dibujo (recto/verso) cuya vuelta ustedes intentarán darle, ya que el soporte, una placa metálica, estará puesto sobre un zócalo. Pero jamás ustedes podrán reunirla para meterla, como la totalidad de un espectáculo, ante los ojos. Como siempre sucede con Adami, el artefacto también es un útil, una máquina, un automóvil: aquí hasta la rueda encima de la Elegy for young lovers (título-cita de Auden), el chorro de agua automático bajo la falda, la locomotora o el molinete de La meccanica, incluso -las máquinas suelen ser armas- la honda de la Autobiografía o el fusil asesino de Stalin. Eso anda o sale casi completamente solo.

Pulsión o proyección penetrante (honda, fusil, pero también la jeringa de Sequenza), atracción, introyección aspirante (las armas de pesca, el aspirador de Scena domestica, la jeringa con la punta todavía afilada pero disyunta). La jeringa <seringue> es su instrumento: dibujo con la punta incisiva, que penetra bajo la piel, estilete agudo que extrae y luego, tras una mezcla, inyecta los colores, que irrigan y revelan el cuerpo inconsciente, esto se hace en música: Syrinx, la Flauta de Pan, el pánico.

En el reverso, se describe el reverso de un cuadro, el revés de un marco, volviendo a pasar por las esquinas, los rincones, los ángulos. Lo que creemos poder leer, «texto» o seudo-leyenda, no ocupa el centro pero se deporta en el ángulo (abajo, a la derecha), mordiendo el reborde, con una leve dislocación de la esquina. Sobre el reborde, sobre los Márgenes vueltos a nombrar y tachados. Pero anunciados, sobre este marco estropeado y abismado, por una x.

 Adami: Estudio para un dibujo según "Glas"

x, la letra del quiasmo, es chi, en su transcripción habitual.[vi] Llamo así a esa otra escena, según si ustedes prefieren la inversión anagramática de Ich, o de Isch (el hombre hebraico).

Pronuncie qui o khi, expirando, con un estertor, o raspando un poco, con una r de más a través de la garganta, casi un grito.[vii] Pero se pueden probar diversas lenguas y todos los sexos (por ejemplo she).

 

x firma el cuadro.

 

Cruce privilegiado a través de todos los textos que vendí con mi nombre y que, por las buenas razones que ya di, ya no dudo en traer a la superficie, en burbujas o bandas legendarias. «Estamos en un quiasmo desigual... Según el x (el quiasmo) (que siempre podremos considerar, apresuradamente, como el dibujo temático de la diseminación), el prefacio, como semen, también puede tanto permanecer, producir y perderse, en tanto diferencia seminal, como dejarse reapropiar en la sublimidad del padre.» Fuera de libro. «Todo pasa por este quiasmo, toda la escritura está atrapada ahí -lo practica. La forma del quiasmo, del x, me interesa mucho, no como símbolo de lo desconocido sino porque hay una especie de bifurcación (es la serie encrucijada, quadrifurcum, grilla, enrejado, clave, etc.) desigual, por otra parte, una de cuyas puntas extiende su alcance más lejos que la otra: figura del doble gesto y del cruce acerca de la cual hablábamos hace poco.» Posiciones.

 

x, la intersección general de Glas, de sus comienzos o fines en bandas torcidas y separadas, describe también la operación demiúrgica en el Timeo: «El partió en dos la systasis así obtenida, de un extremo al otro, con un clivaje longitudinal; luego fijó por el medio ambas bandas, en forma de x; luego las dobló hasta formar un círculo con cada una de ellas y reunió todas sus extremidades en el punto opuesto al de cruce... El movimiento del círculo exterior se lo adjudicó a la naturaleza de lo Mismo, y el del círculo interior a la naturaleza de lo Otro».

Pero como para colgar la cosa en la galería de la exposición, manteniéndola suspendida desde arriba -una vez más el anzuelo ganchudo de Ich- él repite la primera letra, el gancho x de una cita.

Recortada de Glas, esta describe por adelantado una escalada, el proceso de una emulación especulativa al infinito: ¿quién firma?, ¿quién lee? ¿quién mira y des-cribe al otro?

Entonces podemos llegar a considerar que el simulacro de leyenda intitula, en el reverso como suele hacerse, el «delante» silencioso del colgamiento: doble escalera, doble medida, y sin embargo la misma, una escalera encima de la otra, como para mirar por encima del marco, por encima del escalón <marche>, el último, y dominar todo desde lo alto. Cada escalera es una doble columna que se desliza o corre sobre la otra. Pero como siempre en Adami, lo desarticulado, lo disociado, lo dislocado se retiene, detenido al mismo tiempo que expuesto: lo dis-junto (ahora se hace obra).

 Adami: Estudio para un dibujo según "Glas"

Lo disjunto ahora se hace obra.

Por la fuerza del trazo, según una systasis de potentes ligaduras que vienen a vendar, apresar, sostener estrictamente los membra disjecta. La doble escalera está fuertemente agarrotada, por cuerdas y bandas, en el andamiaje complejo (pilares, columnas, marcos, capiteles). Una escalera es un andamiaje o un cadalso, fue también un sinónimo de potenza, horca, una de las figuras organizadoras de Glas («Lo que quería escribir, es POTENZA del texto.» La otra palabra, la única escrita con mayúsculas y con la cual, para terminar, intitulo la fábula de los tres dibujos, fue quimera: «La palabra asediada es tal vez QUIMERA»).

Todos estos motivos, la quimera que sale a medias del agua, la escalera inmóvil sobre el borde, la ausencia de figura humana, ya se encontraban reunidos en La piscina (1966).

 Adami: La piscina (1966)

Sabemos que la doble escalera erigida, clavada, trabada, nunca llega. Serie de marcas («se trata de la misma palabra que margen y marcha[viii]», La doble sesión) que no llevan a nada, del otro lado, a los márgenes tachados. «La escalera siempre conduce a la muerte: hacia lo alto y por etapas, escalas, con el sostén de otro. Edipo y Cristo se encontraron en una escalera.» Se trata, repitámoslo, de escalones <marches> [...] como se sabe, al menos desde Jacob, cada vez que soñamos con un acto sexual, este se representa simbólicamente con una escalada o una caída. «Escaleras, escalas, la marcha sobre una escalera o una escala, tanto la subida como el descenso, son representaciones simbólicas del acto sexual (Traumdeutung).» Glas.

 

El color no ha sido nombrado todavía. En el momento en que escribo, no he visto el color de Quimera. ¿Por qué mostrar dibujos? ¿Qué es el dibujo de Adami? Hay que explicarlo.

Antes del fin de una producción cuya potencia e insolencia del desencadenamiento cromático conocemos, ¿quisiéramos abrir el atelier hacia el work in progress, develar el sustrato lineal, el tramado en curso, el trabajo en realización[ix], el trazo desnudo, el trayecto o las etapas de un «viaje»? Sería un poco simple.

 

Sin demasiada arbitrariedad, acabo de acumular algunas palabras con tr: trabajo en realización <travail en train>, trazo, trayecto, tramado. Hubiera podido decir trenzado, trazado, trayectoria, travesía, transformación, transcripción, etc.

 

Para transportar, es decir, para traicionar la función o la fase del trazo en Adami, cuando este obra «con línea»,[x] abandonen gl, tratar con tr.

 

Sea el dibujo = tr

 

No lean ustedes aquí una programadora formal para todas las palabras que llegarán, en anchas bandas o tintes lisos, para llenarla como el color. No se trata de una matriz material sino de un sistema de trazos, ni de una matriz formal, puesto que su contenido ya se ha detenido.

Y sin embargo tr no permanece totalmente intacto a través de todas las transformaciones de los presuntos contenidos o complementos. Las llamadas palabras enteras son cada vez diferentes en su forma y su contenido. La traición de esta traducción o transcripción, el tránsito al más allá, el trance o la tragedia de Ich, los agujeros <trous>, troncos, trepanaciones, la diéresis <tréma> o el exceso <le trop> en los que Adami se interesa, aparentemente no tienen ninguna afinidad lingüística o semántica con lo que digo cuando selecciono <trie> o trampeo <triche> con el hilo de un cabello, cuando fileteo <tringle> (operación que consiste en «marcar una linea recta sobre la madera, con una cuerda vendada y frotada con tiza que se levanta en el medio y que marca la madera al caer sobre ella», Littre), cuando trajino, trepido o me trastorno escribiendo, pisando el cuerpo flotante de un transbordador para pasar un río, acosando <traquant> la bestia, mojando <trempaut> mi línea metálica, pescando con red <à la traîne>, con red de tres mallas, con cuadrícula <treillis>.

Pero si tr resulta alterado en cada oportunidad, transformado, desplazado por lo que parece completarlo, guarda una suerte de suficiencia, no una identidad consigo, sentido o cuerpo propio, sino una extraña y altiva independencia. No la extrae del núcleo semántico trans o tra.

Ni un todo ni un pedazo, ni metáfora ni metonimia («¿Cómo detener los márgenes de una retórica?»). Toma, se endurece, se encierra, cortando, óseo, una arista.

 

Esta matriz truncada no carece de nada para comenzar a afectar. Provocar todas las transferencias.

 

Algo vendrá a completarla, imprevisiblemente, pero por no haberle faltado nunca.

 

Y he aquí la paradoja: porque no le falta nada, porque su programa inmodificable controla y coacciona todo lo que puede sucederle, se preocupa por internarse en itinerarios absolutamente nuevos, siempre distintos. Cada palabra, cada frase adquiere, en su cuasi-completud, un sentido heterogéneo, comienza una segunda travesía que, aun así, no resulta secundaria, derivada, servil con respecto al amo <maitre> tr: con respecto al dibujo tal como lo practica Adami. El color nunca se anticipa en él, nunca llega antes de la detención completa del trazo motor, pero por lo mismo despliega, en anchas bandas contenidas, una fuerza tanto más desencadenada cuanto que el dispositivo gráfico queda listo, tranquilo, impasiblemente dispuesto a todo.

 

Entre el trazo y el color, el rigor de la división se torna más tajante, estricto, severo y jubiloso a medida que avanzamos hacia el llamado período reciente. Para retardar el chorro de color, moviliza más violencia, potencializa la doble energía: primero el contorno lleno, la línea negra, incisiva, definitiva, luego la inundación de amplias gamas cromáticas de colores lisos.

El color, entonces, transforma el programa, con una garantía tanto más transgresora (la conciencia perceptiva diría arbitraria) cuanto que deja la ley del trazo intacta en su luz de tinta. Hay, por cierto, un contrato: entre el dibujo que ya no es un croquis o un esbozo y el dispositivo diferencial de los colores. Pero este contrato solo compromete a mantener autónomas las dos instancias. Como se dice de la gracia, la «segunda navegación» del dibujo en el color es un primer viaje, una transferencia inaugural. Por decirlo de algún modo, no hay ningún pasado, ninguna víspera, aun cuando la estructura gráfica esté acabada y porque lo está: abierta, pues, viable.

 Adami: La meccanica dell'avventura

Una prueba entre otras: Freud in viaggio verso Londra. Lo que Adami llama «viaje del dibujo» complica, en una puesta en abismo invisible, un dibujo de viaje. Hay otros, sigan ustedes aquí el Viaggio all’est (todavía los tramos, las travesías, el tren, como en Casals is Comming Home to PC.), La meccanica dell’avventura (los zapatos de andar, el paraguas y la locomotora, automóviles, la palabra film que pasa rápido, como un tren, sobre la pantalla, o cuya bobina se desenrrolla por sí misma, como un molinete), el ciclo de Sequenza, el trayecto taquigráfico de la Autobiografia, el viaje de Gorki a Capri, la emigración de Mies Van der Rohe a Chicago, el último exilio de Benjamín. Transferencia, invasiones, exilio, migraciones en masa, nostalgia, aperturas erráticas, persecución, deportación, agresiones, regresiones, el dibujo de Adami atraviesa el museo en deflagración -o el inconsciente- de nuestro tiempo al ritmo de un transeuropa-express: estar-en-tren histórico-pictórico, teórico-político.

 

En El viaje de Freud, un mismo dibujo, una vez puesto sobre rieles, se apresta, sin moverse, o casi, a toda una serie de lecturas diferentes, transformadas completamente cada vez a través de la redistribución de los valores cromáticos y de todas las versiones diferenciales que Adami propone acerca de él. Y sin embargo, «el dibujo, aquí, no tiene nada de un fundamento» (Hubert Damisch).

 

Así trabaja, en o fuera de la lengua, un tr.

 

Vamos a precipitarnos hacia el señuelo, vamos a morderlo: vamos, una vuelta más de logocentrismo, helo aquí consagrando la analogía, absorbiendo el espacio en la voz, la pintura en el poema, el rema o el filosofeina, estructurando todo como un lenguaje y, peor aún, según una teoría mimética e hipercratileana del lenguaje.

Precisamente no. Se trata aquí, por el contrario, de violencia y arbitrariedad. De exponer lo injustificable para cualquier conciencia, y algo que solo se sostiene, al entrar efectivamente en relación con los acontecimientos desencadenados por Adami, en el hecho de no tener nada que ver con estos. Y luego tr no representa ni imita nada, solo graba un trazo diferencial, que ya no es entonces un grito informe, aunque no sea una lexia, ni se deje domesticar todavía por un verbo tranquilo: inicia y abre un cuerpo completamente diferente.

 

No se detengan, pues, allí. Para no ser un elemento trascendental (semántico o formal) tr se presta al análisis. Como cualquier conglomerado transformable. Descompongan el tr, hagan variar sus átomos, realicen sustituciones o transferencias, borren como Adami cuando dibuja. En un primer cuadro, guarden primero la doble consonántica, borren tal o cual barra de la t, reemplácenla por los trazos de otra consonante. Por ejemplo f (casi la inversión catastrófica de la t), pero esto podría ser para otro viaje, b, c, d, g, p, v. Al guardar la misma r, entonces ustedes habrán despejado, con esta variación en fr, un effecto + r. Consonante más r. Y al dibujar el +, ustedes habrán citado, en el camino, todas las cruces de Adami, sobre todo el progreso de las cruces rojas, las insignias de enfermeras, de fantásticos enfermeros de ambulancia que marcan a la vez la guerra y la paz, la neutralidad indecidible en la topografía de la Europa política, circulando en medio de las mutilaciones quirúrgicas, de cuerpos despedazados y restaurados, muñones, piernas de madera, prótesis agresivas, cabezas vendadas, miembros u ojos vendados.

 

Este efecto + r, como el efecto + l en Glas, podrían analizarlo fríamente, prácticamente.

Pero también orquestarlo, porque si sostenemos aquí un discurso, él y yo, se trataría, antes que nada, del de la música.

 

Hay que tocar fr a cuatro manos, y hacer siempre, como Adami, varias cosas a la vez.

 Ritratto di Walter Benjamin

Por ejemplo, apodando el Ritratto di Walter Benjamin.

Se trata una vez más de la interpretación activa de fragmentos radiografiados, la estenografía épica de un inconsciente europeo, la interpenetración monumental de una enorme secuencia. Está estratificada pero al mismo tiempo es biográfica, histórica, económica, técnica, política, poética, teórica. Una textualidad sin bordes desestructura y reinscribe el motivo metafísico del referente absoluto, de la cosa misma en su última instancia: ni este escrituralismo formalista y no figurativo que vendría a borrar o a denegar la escena que lo soporta (historia, teoría, política, etc.), ni un «realismo de izquierda», la simplificación codificada o la estereotipia politista que anularía el acontecimiento científico, aplastando al mismo tiempo la capa del discurso, el espesor de cultura, la eficacia ideológica.

 

Para comenzar solo por una de sus partituras posibles (porque se trata de un montaje de partituras, de cesuras, de límites), el Retrato de Benjamin pone en «escena material exacta» el corpus teórico del «sujeto». Violenta, sobria y potente cita, en el sentido brechtiano del gestus interrumpido para suspender la identificación (Benjamin le hacía mucho caso): del Trauerspiel y de sus análisis del jeroglífico o de la alegoría, de El autor como productor, etc. Una cita semejante interpenetra, bloquea e invierte todo. El texto Benjamin se torna leyenda, una pieza dependiente y ejecutada, analizada, interpretada por el Retrato.

 

El que, sin embargo, concierne al autor.[xi]

 

La obra de arte en la época de la reproductibilidad técnica (1936) interroga los efectos políticos de la fotografía y el cine. No olviden que ustedes tienen ante los ojos, en un primer sentido, una reproducción. Esta depende de un mercado (por encima del mercado solo puede intitular un desarreglo ficcional), de un aparato político, óptico, técnico. Benjamin insiste acerca de esto: cuando la técnica de reproducción atraviesa la etapa de la fotografía, una línea de fractura, también un nuevo frente atraviesa todo el espacio del arte. La presunta unicidad de una producción, el ser-una-sola-vez del ejemplar, el valor de autenticidad se encuentra prácticamente desconstruido. La religión, el culto, el rito, el aura dejan de disimular, en el arte, la política como tal. A partir del momento en que se puede reproducir no solo obras que se prestan, como se pensaba, a la distinción producción/reproducción, sino también otras en las cuales la reproducción afecta la estructura de origen (Adami siempre lleva la cuenta de esta efracción), «la función del arte ya no está fundada en un ritual sino en otra praxis: esta tiene su fundamento en la política».

 

Si esta crisis fue contemporánea de los orígenes del socialismo (secuencia radiografiada en las Diez lecciones sobre el Reich -la máquina de escribir de Nietzsche, Liebknecht, Spartakusbund, etc.- pero también en el retrato de Isaac Babel, los chalecos de Lenin, el acorazado Potemkin, etc.), esta debía haber empezado más temprano y está lejos de concluir. La reacción de los artistas fue a menudo, en el arte por el arte, la teología negativa del arte puro, y los formalistas se negaron a reconocerle un rol político o a analizar las condiciones objetivas del mercado. Benjamin simplifica un poco, al pasar, el rol de Mallarmé en esta historia. Con todos los efectos de abismo que podemos leer en Mallarmé, la ambigüedad de una posición semejante también marca el texto de Benjamin. Teórico de posturas políticas del mercado en sus transformaciones técnicas y económicas, desconfiado y desmistificador con respecto a las ideologías reaccionarias y el ritual fetichista, Benjamin se erigió como un gran esteta, amante de ediciones originales que sobre todo no había que leer, coleccionista de ejemplares únicos o raros; y todo esto en el dominio de la edición literaria donde la unicidad no tiene el mismo valor que en otras artes. Ironía dolorosa de un autorretrato: «A medida que se seculariza el valor cultural de la imagen, uno se representa de manera más indeterminada el sustrato de su “una sola vez” (Einmaligkeit). Cada vez más, en la representación del espectador, el una-sola-vez de los fenómenos imperantes en la imagen cultural es sustituido por el una-sola-vez empírico del artista o de su operación artística. Pero nunca, desde luego, sin resto. El concepto de autenticidad (Echtheit) nunca deja de tender hacia algo más que una simple atribución de origen (authentischen Zuschreibung). (El ejemplo más significativo es el del coleccionista que siempre conserva algo del fetichista y que por la posesión de la obra de arte participa de su poder de culto.)»

 

La figura de Benjamin vuelve a trazar la ambigüedad que aquí declara. Se ilustra a sí mismo. De los dos lados de una línea de fractura.

 

El esteta fetichista o soñador es también el teórico político, militante de vanguardia, que no puede ser asimilado a ninguno de los dos lados, rechazado por todas partes, sin lugar en el mapa de las ideologías europeas, marxista acusado de no ser el dialéctico que siempre quiso ser, pensador político al cual se le reprochaba su mesianismo, su misticismo, su talmudismo.

Mal recibido en su país y en su medio, casi ignorado en la tierra del exilio -Francia primero y todavía hoy- en la que pasó su vida y se la quitó. Hombre crítico, en posición crítica, en los limites, hombre frontera.

Darse muerte: que su suicidio (secuencia más enigmática de lo que suele decirse y de la cual Il gioco del suicidio describe mejor, quizás, el horrible simulacro) pertenezca a una escena de la frontera franco-española, es algo que no debe dar lugar a ensoñaciones simbolistas sino al análisis de un aparato histórico-político implacable.

El Ritratto di Walter Benjamin lleva un título citado y paródico, parte del dibujo, como el nombre Benjamin, escrito por la mano de Adami cuya escritura reconocemos, aunque no firme, y aun cuando firme (¿quién firma?), separando, abandonando o señalando, en el nombre de Benjamin, en el lugar de hundimiento de la frontera (como bajo el gl de Ich), un pedazo del cuerpo de su nombre. Además de su escritura, identificamos las letras de su nombre propio que alcanzan para tornarlo disponible y común, ami,[xii] sellando al mismo tiempo, con tantos trazos, la fraternidad de los sujetos. Este es el cuerpo de mi nombre (sobre este retrato también leer Damisch, interpretar un concierto a cuatro nombres, sin olvidar el aire de los nombres de pila).

Benjamin tenía una teoría del retrato. Este habría tenido un papel de transición, en la frontera entre el «arte de culto» y la «reproductibilidad técnica». La representación fotográfica del rostro es el resto, la última resistencia del ritual. Cuando el rostro comienza a desaparecer o, como aquí, deja de ocupar la parte superior o el centro, se impone la leyenda (Beschriftung). «Esta tiene un carácter completamente diferente del título de un cuadro.» Ritratto di Walter Benjamin es de un tipo tan legendario como el nombre «Benjamin». Cerca del centro y sobre la frente del sujeto, el nombre también está en la parte inferior de un marco. Título de un (cuadro) ausente: de un desaparecido.

Desaparecido es el sujeto. El desaparecido aparece, ausente en el lugar mismo del monumento conmemorativo, espectro en el lugar vacío marcado por su nombre. Arte del cenotafio.

Título, pues, de un (cuadro) ausente: de un desaparecido. De un marco vacío, como un aparato óptico, más allá de los gemelos o las gafas. Estas son blancas en el cuadro pintado, también las de Freud o las de Babel.

 

En Das Reich el bináculo de Liebknecht aparece completamente solo, sin rostro, en el centro de un cuadro atravesado por una linea vertical desviada. Aquí por otra frontera, como la frontera franco-española, arriba, bajo la vigilancia sin mirada de un centinela, español o francés, poco importa, la fuerza política es la misma de los dos lados. De ambos lados la muerte (como en Quimera), de un lado el Benjamin alemán acosado por los nazis y expulsado por las fuerzas de ocupación (por encima de la frontera el color será cercano al verde-gris), por debajo será el rojo de un Benjamin (la cabeza está atrapada allí) igualmente vigilado, traicionado, reprimido, como la España roja. Bajo su nombre, la frontera atraviesa la cabeza, golpea y divide a la altura de la frente.

Cuando el «valor de exposición» (Ausstellungswert) fractura el «valor de culto» (Kultwert), este se parapeta en el rostro humano. «No es por casualidad si el retrato se mantiene en el centro de la primera fotografía. En el culto del recuerdo consagrado a los seres amados, alejados o muertos, el valor cultural de la imagen encuentra su último refugio. En la expresión fugitiva de un rostro de hombre [aquí el rostro, apenas humano, apenas vivo, de un refugiado, fugitivo que está atravesando la línea, todas las líneas] las primeras fotografías dejan lugar al aura por última vez.» Leyendo a Baudelaire, Benjamin había creído poder ligar la pérdida del aura con la vacuidad de la mirada. Este retrato con gafas blancas expone también el «teatro de un crimen» con «significación política», como las calles desiertas en el París de Atget. Cuerpo del delito, noticia policial, «indicaciones de itinerarios», «diarios ilustrados» (un cuadro lleva este título), «la leyenda se hizo necesaria por primera vez, adquiere un carácter completamente diferente del título de un cuadro».

 

Jeroglífico de una biografía, de la teoría, de la política, alegoría del «sujeto» -de Benjamin en el sentido y en el nombre de Benjamín-, fresco narrativo en proyección acelerada hasta el límite de la instantánea, sinopsis de un filme en que todos los fragmentos metonímicos, representaciones de palabras o de cosas, mantienen como en suspenso una fuerza de apertura ininterrumpida, el gestos atrapado de golpe por la muerte. Aparato científico: productos proyectados sobre el soporte del filme, banda o pantalla totalmente ocupados o dinamizados, los trazos proceden por sacudidas, breves diferencias, oscilaciones agudas, exponen a veces largas duraciones tranquilas, la punta del sismógrafo que permanece continuamente en contacto con lo que entalla, más que sensible e impasiblemente objetiva.

Eso (¿qué?) aura/mercado.[xiii]

Una leyenda subterránea está trabajando, un falso título cuya represión misma habría agregado infaliblemente las líneas fragmentarias, rearticulado las fracciones en el continuum lineal, organizado los simulacros de fetiches: El Frente Benjamin.

 

Digo bien: simulacros de fetiches. El fetichismo generalizado por Adami se burla de las lógicas clásicas del fetichismo, la oposición del freno fetichizado con la cosa misma, Dios, el referente de origen, el falo trascendental.

 

Frente capital de Benjamin, frontalmente cortada por la frontera franco-española, frente de las guerras que lo han atravesado, dividido, opuesto a sí mismo. Y cuyo nombre es aún lo que está en juego: ¿era auténticamente revolucionario o no, marxista o no, dialéctico o no, judío o no? ¿Dónde estaba él con respecto a eso que todos los códigos, y también los de la ocupación, llaman una línea de demarcación? El atravesó una para dejarse golpear en la otra.

 

El sujeto de este Frente Benjamin no habrá sido entonces Benjamin mismo. En un sentido que podemos generalizar, se trata también del retrato de una fotografía célebre, el retrato de un retrato fotográfico del cual reconocemos todas las líneas (está reproducido en la tapa de la traducción inglesa de Iluminaciones): la pose, el rostro inclinado, sin facciones, el armazón vacío de las gafas -dividido dos veces según una línea oblicua, por arriba y por abajo, adentro y afuera-, la mano plegada, los dedos (aquí también desmesuradamente grandes, como los del centinela) que sostienen el rostro meditativo.

 

El compromiso histórico entre la pintura y la fotografía, el retrato fotográfico en la «era de la reproductibilidad técnica» se ve aquí denunciado, puesto en abismo en su reproducción, desplazado ya que se lo cita a comparecer en un gesto que deporta la ingenuidad referencial, pero esta vez sin retorno.

 

Esto tritura, como sucede a menudo, algunas fotografías, pero también un texto, sin reborde de cosa misma. Pensamientos materiales, procesos técnicos, máquinas de guerra o aparatos políticos, leyendas colmadas de cultura arrastradas en una erupción incesante, una potente oleada mitográfica que drena todas las fuerzas de un canto revolucionario. Pero ya no hay abstracción ni cosa misma. Porque en esta cartografía política de Benjamin, el «afecto del pasaje» no pierde violencia alguna, al contrario, produciéndose sobre límites, sobre líneas de fractura o de enfrentamiento, en lugares de efracción: marcos y marcos de marcos. Los propios rasgos humanos solo dibujan cuadros o armazones. Y El Frente Benjamin ya no se cierra, su idioma está atrapado, rasgo diferencial a su vez, en un viaje, la diagonal de una narración ficticia con la cual intercambia o encadena todos sus fragmentos.

 

Por ejemplo con The surrealist Map of the World (los surrealistas habían borrado España) y sobre todo con El viaje de Freud, que es del mismo año, y también trabaja sobre una fotografía, acumula, en el tránsito fronterizo, la energía de una ruptura teórico-política, el epos inaudito de un héroe judío, de un pensador revolucionario que la máquina dominante trataba de expulsar, rechazar, esterilizar. De estos héroes positivos (Nietzsche, Freud, Gorki, Babel, Liebknecht, Lenin, Joyce) o negativos (Bismark, Hitler, Stalin, etc.), detallamos los extractos, los fragmentos separables como firmas (máquina de escribir o estuche rojo de plumas, anteojos, paraguas, sombrero, chaleco, silla, cigarro, etc., pero también los cascos o fusiles automáticos), artefactos, aparatos para ver, escribir, matar, fetiches monumentales o emblemas minúsculos.

 

¿Por qué de-tallar? Para quién.

 

La extracción del detalle agrandado destaca en todo caso tanto la técnica cinematográfica como la psicoanalítica. Los dos poderes, las dos técnicas, las dos situaciones, otra demostración de Benjamin, son indisociables. Una sola y misma mutación.

 

Vuelvan ahora a la Autobiografía (entre otros índices, a la fecha de nacimiento). Luego al epílogo de La obra de arte... en donde Benjamin explica: si el fascismo «tiende naturalmente a estetizar la vida política», «la respuesta del comunismo es politizar el arte». Leyenda para lo que hubiera querido dibujar aquí mismo: otro retrato de Adami, un autorretrato.

Jacques Derrida



* Además: en francés par dessus la marché expresión que significa «además», «para colmo» o «por añadidura» pero que literalmente significa «por encima del mercado». [N. de los T]

Primera versión publicada en 1975 en la serie Detrás del espejo (n° 214, mayo (de 1975, ediciones Maeght). La ocasión fue proporcionada por una exposición de Valerio Adami, El viaje del dibujo. Entre una centena de dibujos, sería útil recordar aquí dos Estudios para un dibujo según «Glas». Estos habían preparado las dos obras que recibieron su título, ICH y CHI (CHIMÊRE para el conjunto) del texto que sigue. Este fue impreso en cuerpo 18, sin margen, reborde o encuadre de ningún tipo. Y en primer lugar, hecho para explicarse.

[i] La serie de palabras escritas por Derrida es la siguiente: traiter triturer, traîner, tramer; tracer; traquer. [N. de los T.]

[ii] Derrida escribe à ce sujet, que significa «al respecto» o «sobre ese tema», pero también «para ese sujeto» que es, lo sabremos a continuación, el «autor» y más precisamente «el autor como productor». [N. de los T]

[iii] Derrida escribe pris au mot ou au mors. Prendre quelqu’un au mot significa «tornar a alguien literalmente» o «atraparlo en la palabra»; prendre quelqu’un au mors significa «sofrenarlo» como se controla a un caballo con el freno. [N. de los T.]

[iv] Derrida escribe le pas de sens, el paso de sentido o el no sentido. [N. de los T]

[v] El juego de palabras es intraducible. Los términos étang lait [estanque leche] suenan en francés como la palabras étranglé [estrangulado] pero sin el sonido r. [N. de los T.]

[vi] En español la transcripción de la x griega es generalmente j, pero debemos mantener la transcripción francesa, ya que se trata de una inversión anagramática del alemán IchYo»), como Derrida señala a continuación. Recordemos también que la x es también la inicial de «Cristo» en griego xristñw; y que Derrida no cesa de asimilar el Ich alemán y el Ichtus griego que significa «pez» y que es, como se sabe, uno de los símbolos de Cristo. [N. de los T]

[vii] Justamente, la r francesa es gutural como la j española. [N. de los T]

[viii] Derrida escribe marge et marche, términos que, en francés, se pronuncian de manera muy semejante. [N. de los T]

[ix] Derrida escribe: le travail en train, expresión que no puede traducirse literalmente. El sintagma en train de más un verbo en infinitivo es el equivalente español del presente continuo: «está haciéndose», «está trabajando», etc. Pero la alusión al train («tren») le permite a Derrida referirse luego al «viaje» y también, en el párrafo siguiente, al grupo consonántico tr. [N. de los T]

[x] Derrida escribe «à la ligne», expresión difícil de traducir ya que «pêcher à la ligne» significa «pescar con caña» y «point à la ligne» significa «punto y aparte». Al mismo tiempo, Derrida invoca el sentido literal: la «línea» del dibujo. [N. de los T]

[xi] Derrida escribe regarde l’auteur, expresión que significa, al mismo tiempo, «concierne al autor» y «mira al autor». [N. de los T.]

[xii] Ami es entonces una parte de los nombres Adami, Benjamin y Damisch, pero también una palabra que significa, en francés, «amigo». [N. de los T.]

[xiii] Derrida escribe aura/marché. Esto puede significar tanto «aura/mercado» como «habrá/marchado».

Principal

En francés

Textos

Comentarios

Fotos

Cronología

Bibliografía

Links

Sitio creado por Horacio Potel