La conciencia de un hacker

| 5 julio, 2014 | 0 Comentarios

Escrito por The Mentor el 08 de Enero de 1986.
(via Andrés Schuschny)

Un hacker más ha sido capturado hoy,
Está en todos los periódicos.
“Joven arrestado en Escándalo de Crimen por Computadora”,
“Hacker arrestado luego de traspasar las barreras de seguridad de un banco …”
Malditos muchachos. Todos son iguales.
Pero tú, en tu sicología de tres partes y tu tecnocerebro de 1950, has alguna vez observado detrás de los ojos de un Hacker?
Alguna vez te has preguntado qué lo mueve, qué fuerzas lo han formado, cuáles lo pudieron haber moldeado?
Soy un Hacker, entra a mi mundo …
El mío es un mundo que comienza en la escuela …
Soy más inteligente que la mayoría de los otros muchachos, esa basura que ellos nos enseñan me aburre …
Malditos subrealizados. Son todos iguales.
Estoy en la preparatoria.
He escuchado a los profesores explicar por decimoquinta vez como reducir una fracción.
Yo lo entiendo.
“No, Srta. Smith, no le voy a mostrar mi trabajo, lo hice en mi mente …”
Maldito muchacho. Probablemente se lo copió. Todos son iguales.
Hoy hice un descubrimiento.
Encontré una computadora.
Espera un momento, esto es lo máximo. Esto hace lo que yo le pida. Si comete un error es porque yo me equivoqué.
No porque no le gusto …
O se siente amenazada por mi …
O piensa que soy un engreído …
O no le gusta enseñar y no debería estar aquí …
Maldito muchacho. Todo lo que hace es jugar. Todos son iguales.
Y entonces ocurrió …
una puerta abierta al mundo …
Corriendo a través de las lineas telefónicas
como la heroína a través de las venas de un adicto, se envía un pulso electrónico,
un refugio para las incompetencias del día a día es buscado …
una tabla de salvación es encontrada.
“Este es … este es el lugar a donde pertenezco …”
Los conozco a todos aquí …
aunque nunca los hubiera conocido, o hablado con ellos, o nunca vuelva a escuchar de ellos otra vez …
Los conozco a todos …
Malditos muchachos. Enlazando las lineas telefónicas otra vez.
Todos son iguales …
Apuesta lo que sea a que todos somos iguales …
A nosotros nos han estado dando comida para bebés con cuchara en la escuela, cuando estábamos
hambrientos de carne …
Las migajas de carne que ustedes dejaron escapar estaban masticadas y sin sabor.
Nosotros hemos sido dominados por sádicos, o ignorados por los apáticos.
Los pocos que tienen algo que enseñarnos encontraron alumnos complacientes, pero esos pocos son como gotas de agua en el desierto.
Ahora este es nuestro mundo …
El mundo del electrón y el conmutador, la belleza del baudio.
Nosotros hacemos uso de un servicio que ya existe sin pagar por lo que podría ser barato como el polvo, si
no estuviera en manos de glotones hambrientos de ganancias,
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros exploramos …
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros buscamos detrás del conocimiento …
y ustedes nos llaman criminales.
Nosotros existimos sin color, sin nacionalidad, sin prejuicios religiosos …
y ustedes nos llaman criminales.
Ustedes construyeron bombas atómicas,
ustedes hicieron la guerra,
ustedes asesinaron, engañaron y nos mintieron
y trataron de hacernos creer que era por nuestro bien,
ahora nosotros somos los criminales.
Si, soy un criminal.
Mi crimen es la curiosidad.
Mi crimen es el juzgar a las personas por lo que dicen y piensan,
no por lo que aparentan.
Mi crimen es ser más inteligente, algo por lo cual nunca me olvidarás.
Soy un Hacker, este es mi manifiesto.
Tu podrás detener este esfuerzo individual, pero nunca podrás detenernos a todos …
después de todo, todos somos iguales.

lyod_1

The Mentor es el apodo de Loyd Blankenship. Un hacker de élite de las BBS norteamericanas.

 

 

 

Tags: , , ,

Categoría: Culturas

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: