Sutil, inodoro, histerectomizado

| 7 marzo, 2010 | 0 Comentarios

Yo tengo en mi habitación un poster con tu cara, o Yo tengo una camiseta con tu nombre, le hicieron decir al Che con una mordacidad que bien podrí­a atribuirse a la revista Barcelona  ¿Cómo fue que aparecimos acá? ¿Cómo pasamos de una versión a otra? ¿Haciendo qué cabriolas saltamos del discurso del dirigente consecuente a este otro? Poco importa si tení­a razón o no en lo que sostenía. Lo que verdaderamente importa es que además de decir lo que decí­a fue capaz de ponerse los botines, meterese en la fábrica o irse a defender lo que pensaba en otro lugar, hasta entregar su vida…

¿Cómo fué que pasamos a este otro cuyo sentido dice casi casi lo contrario…? Claro, primero clausuramos algunas palabras que resultaban un poco inconvenientes para los tiempos que se vení­an: capitalismo, imperialismo, Firmenich, guerilla, lucha armada, explotación, Rattembach… el general majestuoso, el bochornoso Galimberti… mejor dejémoslo ahí­… decí­a el Gran Prestidigitador.

Para empezar, seguimos insistiendo en que en la América morena, tenemos que ser blancos para liderar y esclarecer a los seres que no comprenden nuestra capacidad de planeamiento, nuestro verbo irresistible… (Evo serí­a algo asícomo un error genético) Una mirada iracunda alcanza para hacer agachar la cabeza de un gendarme, significado en el clip como perteneciente al ejército de asesinadores… Y no conforme con eso: Basta!!. Volvamos a la metralla!,  a practicar tiro a la botella con una AK-47… Hagamos tronar estas balas así­ no se escuchan las de Irak, las de Afganistán o las de todos los focos que desangran el continente africano para sostener la industria bélica de los grandes imperios.

Para seguir: caminar por adelante de la zafra ¿alcanza para llenarse de olor a pueblo?… Parecerí­a que sí­. Solamente hay que ver cómo hacen nuestros políticos cuando ponen la piedra fundamental de utilería en alguna obra y ni siquiera se calzan bien el casco para no despeinarse…

Habría que decirle a Nathalie Cardona que esa música desafina, pero no para nosotros solamente, desafina para toda esa gente de la que han tomado primeros planos y no han podido quitarles el gesto de la deconfianza… Este homenaje de kermese, que pretende evocar la memoria de un hombre alto que desplegó vientos de cambio en América y en el mundo, ni siquiera tiene aliento para apagar una vela a nombre de Ernesto Guevara…

Nathalie: tomátelas!


 

 

 

Tags: ,

Categoría: Culturas

Acerca del Autor ()

Padre. Hacedor. Resiliente. Estudiador. Curioso. Persistente. Apasionado. Aprendí a contar con un ábaco. En el primer año de la secundaria soñaba con tener una regla de cálculo. Hasta tercero lidiamos con las calculadoras personales y los permisos para usarlas en clase. Cuando fui profe universitario me preguntaba si debía aprobar los trabajos hechos en la computadora personal. La primera portable que tuve me mostró las ventajas de la movilidad y la segunda me presentó a Internet. Hoy, ayudo a las personas y a las organizaciones a involucrarse con los entornos 2.0.- Fundé Seco & Serif en los 90, tuve que aprender prácticamente solo a hacer producción gráfica digital cuando no había nadie alrededor. La primera aplicación que aprendí a manejar fue Adobe Illustrator 3. Y la última —seguramente— será la que salga mañana. Nunca quiero ser el más inteligente sino el que más trabaja. Soy prácticamente autodidacta aunque tengo títulos y certificados que dicen otras cosas. Hace muchos años que leo y pienso acerca de la posición del sujeto frente a la explosión digital y todos los días celebro que me haya tocado estar aquí en esta época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: